El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

Columnista

HORAS EXTRAS

Por: Arturo Rivero

La promesa de que los trabajadores mexicanos tendríamos empleos dignos, con sueldos competitivos y con acceso a los beneficios de la seguridad social quedaron enterrados sino para siempre, si para lo que resta de este sexenio y el que viene, y quizá, hasta en el que siga. El panorama luce aterrador. Al cierre del año por efectos de la pandemia del coronavirus se habrán perdido 1 millón 800 mil empleos formales. A esto súmele por lo menos 12.5 millones de trabajos informales, revelan datos del Banco de México. Es de tal la magnitud de la crisis económica y laboral que vivimos que hasta los trabajos informales que por años fueron el salvavidas de los que perdían un trabajo formal, hoy también sufre los estragos de la tragedia provocada por el coronavirus. No hay poder adquisitivo. Miles no tienen “lana” porque no tienen empleo. Otros, porque de manera unilateral vieron como los patrones les quitaron entre el 30 y 40 por ciento de su sueldo en harás de no echarlos a la calle a propósito de la pandemia. En en tsunami de salud que experimentamos se aplicó el “sálvese quien pueda”. Y como siempre, el pueblo, ese que dicen defender fue el más fregado. Los empresarios sacaron sus refugios de lujo y se atrincheraron ahí mientras pasa esta “peste”. Por su parte, el gobierno federal también se protegió de la desgracia, aventó un poco de “mana” a los que naufragaron, no a todos, y se fue. DE SALIDA AL CHECADOR El pueblo ha quedado en el abandono total, en medio de la batalla, sin refugio para protegerse, con la incertidumbre total de ser atrapado por el virus; sin dinero para sobrevivir; sin presente, sin futuro. No hay trabajo, no hay ingresos, no hay esperanza. Predomina el dolor, el olor a muerte, llanto y desesperación por los muertos que han partido y por los muertos que están vivos.

Columnas

Columnista

ULTIMA INSTANCIA

Por: Carlos Angulo Parra

Estaban reunidos hace tiempo en Palacio Nacional, después de la mañanera, el mismísimo presidente de la República, el Fiscal Gertz, Marcelo Ebrard, el General Luis Cresencio Sandoval, Alfonso Durazo, el consejero jurídico de la presidencia Julio Scherer, acompañados por algunos de sus más íntimos asesores, discutiendo fuertemente sobre sus preocupaciones de que la aceptación presidencial ya estaba en los cuarentas porcientos y que las preferencias electorales de Morena habían caído en los 18 porcientos.

conozca esto

Si presentas síntomas de COVID-19, llama al teléfono 800 00 44 800. Serás atendido por personal de salud calificado.