El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

Liderazgo Femenino, inclusión laboral

Pareciera increíble que algunas décadas atrás el potencial de muchas mujeres era desperdiciado en las organizaciones por ser discriminadas, subestimadas y poco valoradas sólo por el hecho de ser mujer.

En la actualidad,  aunque falta mucho camino por recorrer, tenemos la fortuna de ver a mujeres  ocupar cualquier posición en una empresa, se han roto estereotipos sobre puestos que antes sólo se destinaban a las mujeres o viceversa. Hoy existen mujeres directoras de grandes empresas, ingenieras, doctoras, astronautas, militares, abogadas, programadoras, sin mencionar el papel que han jugado en la política del país, desde diputadas y senadoras hasta candidatas a la presidencia de México.

La inclusión de las mujeres en la vida laboral es notable y va en aumento, simplemente lo podemos observar con los títulos de las profesiones que cambiaron y se adaptaron al género según les corresponda.

Siguiendo esta línea es lógico hablar de mujeres líderes en las organizaciones, pues pese a que aún existen casos de desigualdad de género y violencia, la tendencia muestra que las mujeres poco a poco se han empoderado y han tomado puestos clave en las empresas, lo que ha desencadenado en una serie de cambios y resultados sumamente satisfactorios en varios sentidos.  

Algunos de los beneficios de un liderazgo femenino en una organización son:

  • Promueven una mayor pluralidad, flexibilidad y creatividad en el trabajo.
  • Las mujeres líderes son capaces de motivar  a las personas por la conexión e involucramiento que generan hacia ellas.
  • Una mujer líder se compromete a lograr mejoras y grandes cambios.
  • Se encarga de tener la información suficiente para cualquier toma de decisión, asume los riesgos de manera responsable y con gran compromiso.
  • El liderazgo de una mujer suele tener un enfoque más humano.
  • Mantienen una visión colectiva que fomenta el respeto y mejora la colaboración entre las personas. 
  • No evaden los conflictos, buscan la negociación, conciliación y resolución de los problemas.
  • Suelen ser mejor al mantener la calma en tiempos de crisis y tener el control frente a la incertidumbre.

Las habilidades y talentos que tienen las personas pueden ser las mismas, sin importar géneros, pero es el enfoque lo que marcará la diferencia. Así como existen diferentes tipos de liderazgo, la forma en que se lidera a un equipo de trabajo dependerá de si el líder es una mujer o un hombre, eso no quiere decir que uno es mejor o es el idóneo. 

En realidad se trata de evaluar cuáles son las necesidades de liderazgo que demanda la organización y en función a ellas elegir el tipo de liderazgo que se debe aplicar y a la persona indicada que cuente con las habilidades, experiencia y capacidades para llevar a cabo un liderazgo exitoso. 

Las organizaciones tienen la tarea de identificar  a los líderes que se comienzan a gestar, prestar especial atención a las mujeres pues su forma de liderazgo ha mostrado ser muy efectiva. Fomentar y desarrollar el liderazgo femenino  además de ser benéfico para la empresa, contribuye a mejorar la situación laboral para las mujeres en el país, pues  aún existen temas de desigualdad que se deben erradicar.

 

 

 

 

 

 

 

también te puede interesar