El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

EPN Y SU GOBIERNO DEL EMPLEO... AL PRECIO QUE SEA 

Por Arturo Rivero 

Todo esta listo para que dentro de una semana, con bombo y platillo y las campanas a todo lo que den se anuncie el registro de 3 millones de empleos formales en los primeros cinco años de Gobierno.

Una cifra descomunal si se consideran los puestos de trabajo creados en el sexenio anterior de Felipe Calderón los cuales fueron 1.1 millones.

Sin embargo, las cosas hay que ponerlas en su justa dimensión, porque no se vale hacer “caravana con sombrero ajeno”.

Los 1.1 millones del Gobierno anterior son puros, mientras que por lo menos la mitad de esos 3 millones que se gritan por todo lo alto son el resultado del Programa de Formalización del Empleo implementado por Enrique Peña Nieto hace casi dos años.

Este Programa consistió en ir a la caza de empleos ya existentes que se encontraban en la informalidad para hacerlos formales con una serie de incentivos fiscales y otras argucias para proyectar a esta Administración como el Gobierno del empleo.

¿Y eso esta mal?... No si se dice la verdad. Siempre será mejor un empleo formal que uno informal, porque el primero le da al trabajador acceso a los beneficios de la seguridad social.

Y es que este detonante del empleo formal, jamás ha querido ser explicado como una consecuencia de esta iniciativa.

Si el Programa de Formalización del Empleo fue creado para que al final de este Sexenio se pudiera presumir algo, tiene lógica entonces desde el punto de vista de la política pública, pero que no se diga que estos 3 millones de fuentes de trabajo se han creado de la “nada”. Muchos, más del 50 por ciento ya existían. Insistimos, no esta bien hacer caravana con sombrero ajeno.

DE SALIDA AL CHECADOR

Además, habría que tomar las cosas con más serenidad y no hacer tanta alharaca, porque crear puestos de trabajo o formalizarlos con salarios de miseria no es precisamente algo de lo que se pueda presumir.

Los trabajadores que ganan entre uno y dos salarios mínimos registra un aumentó anualizado de 2.9 por ciento y eso ganan más del 30 por ciento de los trabajadores formales en este país.

Por si fuera poco, las personas que ganan 5 salarios mínimos, es decir un entrecomillado buen salario se vino a pique con una reducción porcentual de 6.4 por ciento.

Al ritmo que vamos, efectivamente, este Sexenio pasará a la historia como el “Gobierno del empleo” pero a costa del engaños y de sueldos miserables.

también te puede interesar