El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

SEMANA DEL 18 AL 24 DE SEPTIEMBRE 

CAPITAL HUMANO ABANDONADO

 

Por Arturo Rivero  

Para cualquier país que desea pasar a otro nivel de progreso y desarrollo, su recurso humano es el centro de sus políticas públicas, pero no es el caso de México.

Aquí al capital humano no es prioridad. Es un asunto secundario. Y tan secundario ha sido por años, que hoy estamos en las penumbras.

¿Qué no?... El crecimiento económico por abajo del 2.5 por ciento; la galopante inflación por encima del 5 por ciento vuelve más miserable a una base trabajadora que no ve la suya; sueldos precarios con los que cuenta el 70 por ciento de los empleos formales presumidos y registrados en el IMSS, lo demuestran.

El capital humano en este país sirve para “servirse” de él. Es útil para ganar elecciones, para los mítines, para los argumentos de los discursos o plataformas políticas, pero hasta ahí.

Salvo honrosas excepciones, una parte del sector empresarial da a su recurso humano un trato digno porque sabe que  lo llevará a las metas trazadas. Pero la mayoría, medianas y pequeñas empresas, su prioridad no es su fuerza laboral, es no cerrar ante los embates de un entorno económico que ahorca.

El World Economic Forum (WEF) encuera la realidad mexicana.

En su Índice de Capital Humano ubicó  a México en el lugar 69, un año antes estuvo en el 65, es decir se registró un retroceso de cuatro peldaños. Como en esto, como en varios frentes, vamos como los cangrejos, para atrás.

Este estudio del WEF califica 4 ámbitos del comportamiento del recurso humano: desarrollo, capacidad, despliegue de la fuerza laboral y el Know how agrupando entre todos, 24 indicadores.

El desplome en materia de capital humano se explica por la baja calidad educativa que tiene la población y por una pobre tasa de participación de los mexicanos en el empleo formal.

Advierte el análisis que la ausencia de una educación de alto nivel golpea irremediablemente  la posibilidad de encontrar un puesto de trabajo con salarios dignos.

Este respetado documento destaca lo que todos saben pero no quieren aceptar: “la fuerza laboral de nuestro país tiene serios problemas de competencias”.

No está preparada para abordar los nuevos retos de la industria en sus distintas ramas, y tampoco cuenta con las habilidades gerenciales para conducir los destinos de los negocios.

DE SALIDA AL CHECADOR

El avance tecnológico y los nuevos desafíos que se avizoran en el horizonte laboral global hacen advertir una triple derrota:

Los empleados tendrán que conformarse con puestos de trabajo comunes y precarios; las empresas y  sectores productivos entrarán en zonas de turbulencias con riesgos de irse a pique al no contar con pilotos calificados y por supuesto, México, que seguirá en los abismos del desarrollo y el progreso.

Pero, eso no importa por ahora. Mientras seamos capaces de gritar a todo pulmón en lo más alto de Palacio Nacional: “Viva México” y una plancha del Zócalo llena secunde”, lo demás es lo de menos.  

 

 

también te puede interesar