El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

 ¿TRES MILLONES DE EMPLEOS FORMALES PUROS, NETA? 

Por Arturo Rivero 

EL 18 DE OCTUBRE se anunciará la cifra histórica de generación de empleos durante el Sexenio de Enrique Peña Nieto, más de 3 millones de puestos de trabajo formales.  

Las campanas de catedral replicarán en silencio y cada uno de los Secretarios de Estado tienen la consigna de "cacarear" mañana, tarde y noche, semejante logro. 

Pero veamos: 

¿A usted le suena lógico que en cinco años de Gobierno se hayan creado más de 3 millones de empleos? ... Porque si fueran puestos de trabajo puros entonces estaríamos en otro estadio... Hablaríamos que contamos con empresas "voyantes", que son capaces de abrir plazas laborales al por mayor, un signo inequívoco de que México posee una economía vigorosa y donde todo es maravilloso, pero NO. 

Cuando voltea a ver sus tarjetas de crédito, si es uno de los privilegiados en tenerlas, verá que están al tope de deudas porque tuvo que  echar mano de ellas ante el sueldo precario que recibe en su empleo. 

Cuando esta con el "Jesús en la boca" porque hay que pagar  la renta, en el mejor de los casos, o la hipoteca de su casa, en el peor de los escenarios; cuando tiene que ir al Colegio de sus hijos a abogar un mes más de gracia para pagar la colegiatura, o cuando tiene más de tres años de no realizar un buen viaje de vacaciones con la familia; o cuando ya tuvo que ir a empeñar sus "cositas", nos enfrentamos a la triste realidad: "somos un país de "jodidos", porque el mercado laboral no brinda calidad ni sueldos competitivos. 

Cuando el INEGI nos revela que el 30 por ciento de los jovenes  egresados ocupados apenas ganan 4 mil pesos mensuales, y que solamente el 4 por ciento más de 12 mil, confirmamos que nuestro mercado de trabajo es injusto, inequitativo, caduco. 

¿Entonces por qué tanta algaraca? ¿De verdad hay que festejar la desgracia de la base trabajadora de esta Nación?  

DE SALIDA AL CHECADOR 

Dicen que "la verdad nos hace libres". Por supuesto que hablar de 3 millones de empleos formales registrados en el IMSS es un logro, pero valdría la pena, en un acto de contricción, decir la verdad y explicar que más de la mitad de estos puestos de trabajo son producto de la formalización del empleo emprendido por este Gobierno. Es decir, son trabajos que ya existían y que a través de incentivos y también hay que decirlo, haciéndoles "manita de puerco" a los informales, se llegó a esta cifra. 

Y es que al empleo formal se le bajó de categoría. Aquí en México no se cumple aquel precepto de la Organización Internacional del Trabajo sobre garantizar "el empleo decente". 

En este país, hasta Don Arnulfo que es albañil  ya se le considera un empleado formal. Y no  que eso sea un delito. Claro que no. Pero  es una fuente de trabajo precario, o no?. 

Más de tres millones de empleos formales, sí a un precio muy alto: la desdicha de muchos cuyo empleo formal les da para medio sobrevivir. En un acto de justicia social, que el festejo sea menos estridente, porque entonces si no es así, parece una burla. 

también te puede interesar