El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

SEMANA DEL 7 AL 14 DE ENERO DEL 2018 

Una pena el asesinato de José Gerardo Martínez, reportero, colega del Universal a manos del hampa a sus 35 años. Su pecado, salir a comprar juguetes en la madrugada del 6 de enero. Uno más de las  cientos de muertes inútiles en este país. El tejido social está roto. Descanse en paz!!!

SE AGOTAN LAS SALIDAS...EL PUEBLO ENFURECE

Por Arturo Rivero 

¿A quién se le está ocurriendo poner candados a las pocas puertas que quedan para salir de la casona del terror en pleno año electoral, donde, sin deberla ni temerla, una gran parte de los mexicanos habitan y están atrapados en el deterioro económico, desempleo, la falta de oportunidades, el encarecimiento de la vida que impactan sin misericordia, su ánimo y confianza por un mejor presente?

Su molestia ya se encuentra en el desquicio y aquello puede estallar en cualquier momento con consecuencias inimaginables.

El arranque del año es brutalmente desalentador.

El dinero escasea y las necesidades de la gente siguen siendo las mismas: comer, transporte, pago de servicios, gastos de salud, cubrir la renta o hipoteca mensual, la colegiatura de los hijos.

¿Cómo se le explica a la gente común que de la noche a la mañana, una ola mortal de aumentos  cae sobre su humanidad?

El huevo costaba al cierre del año pasado 24 pesos el kilo, ahora cuesta 34 pesos en promedio. El Gas LP Tanque de 20 kg. costaba 315.6 pesos, ahora 391 pesos; el kilo de jitomate se ubicaba en 20.44 pesos, y precio actual está en 35.79 pesos; el kilo de azúcar estaba en 49.56 pesos hoy cuesta 56.50 pesos en promedio.

A esto súmele el aumento a la gasolina, tortilla, trámites administrativos y otros tantos productos y servicios.

El poder de compra de los trabajadores y familias desaparece. Las puertas de salida de la casona cada vez son menos.  Un estallido social amaga con tumbar la puerta principal y lastimar a muchos ante la estampida.

Otra vez saqueos en tiendas de autoservicio, en Ecatepec, Tultitlán, Estado de México; en la Industrial Vallejo en la Gustavo A Madero, en la Ciudad de México; en Veracruz, en Nayarit, en Oaxaca; estampas que vimos hace 12 meses tras los incrementos a las gasolinas, un año después, otra vez. Ya no es casualidad.

Los trabajadores no tienen armas para enfrentar la adversidad.

El Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana de Puebla advierte que en el Gobierno de Enrique Peña Nieto  los salarios promedio y mínimo  han perdido 14.4 y 3.9 por ciento de su poder adquisitivo.

Datos del INEGI relevan que el 61 por ciento de los trabajadores en México ganan menos de 8 mil pesos al mes. El 62 por ciento no tiene acceso a los servicios de salud, por lo que si se enferma tiene que enfrentar la emergencia con sus propios recursos, si es que los tiene.

DE SALIDA AL CHECADOR

¿Y el Gobierno?... Apenas unos comunicados de no más de dos o tres párrafos para explicar los incrementos que no tienen justificación ante una sociedad agraviada una y otra vez.

¿Dónde está el piloto? Se preguntan algunos. Por conveniencia deberían detener la escalada de precios o implementar un plan emergente a favor de la base trabajadora y familias.

El entorno social se descompone. Todos los precandidatos y candidatos a la Presidencia de la República pierden, pero uno más, que todos los demás. 

A nadie le conviene un pueblo enardecido, harto, porque el “basta” que algunos ingenuos piensan no sucederá, pude ocurrir y manifestarse el primero de julio para bien o para mal. Si queremos como Nación un mejor destino, que el voto sea producto del análisis y no por estar ¡hasta la madre!. 

 

 

 

 

también te puede interesar