El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

TRABAJADOR A LA DERIVA, NI A QUIÉN IRLE... LA IRA CRECE 

Por Arturo Rivero 

¿No que el bienestar del mexicano es prioridad?... Si es así, entonces el que sale de su casa a buscar el taco cotidiano; el ingreso para la educación y salud de sus hijos; la lana para pagar la vivienda o el dinero para medio sobrevivir, debería ser el eje de las propuestas de los ahora precandidatos a la Presidencia de la República.

Pero no fue así. Ni José Antonio Meade, ni Ricardo Anaya, ni Andrés Manuel López Obrador pusieron a la base trabajadora en el centro de sus discursos en esta etapa de precampañas que culminó este domingo. 

O a caso, ¿usted escuchó propuesta seria y responsable de cómo cambiar la política laboral que genera empleos precarios y en condiciones poco favorables para los trabajadores?

¿Algún planteamiento sobre cómo garantizar a más mexicanos el acceso gratuito a los servicios de salud y a los beneficios de la seguridad social?... Hay 27 millones que laboran y no saben qué es eso.

¿Alguien dibujó alternativa para evitar el colapso inevitable de las pensiones en México?

¿Por qué no dieron esperanza a millones de no recibir una miseria de pensión que no supera ni los 4 mil pesos mensuales bajo el actual esquema pensionario?

¿Por qué no se comprometieron a desaparecer la “arcaica” e “inútil” Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, santuario de la burla y del cinismo que sirve solamente para que unos cuantos se engolosinen al dizque representar el bienestar salarial de la población con mega salarios que perciben por no hacer nada?

¿Por qué no asumieron la promesa de a  acabar de una vez por todas con el mentado salario mínimo, el verdadero freno de la mejora salarial en este país?

¿Por qué ninguno brindó una esperanza de que ahora sí habrá empleo para los egresados universitarios que invierten dinero y horas de estudio y terminan de auxiliares de “esto” y “aquello” en el mejor de los casos, y en el peor, trabajan de lo que sea menos en lo que estudiaron?

¿Por qué nadie habló del Sistema de Salud, donde el IMSS, el ISSSTE y el Seguro Popular hacen lo que pueden y cuya capacidad está rebasada desde hace años?

¿Por qué no levantaron la voz contra la reforma laboral que se cocina en el Senado de la República y buscaba dar un golpe mortal a los derechos de los trabajadores flexibilizando el esquema del outsourcing  al extremo del escándalo?

¿Por qué nadie se manifestó contra la intención de minar el derecho a la contratación colectiva y el derecho a huelga vía esta reforma laboral?

DE SALIDA AL CHECADOR

El trabajador ilustrado y no ilustrado; la mujer desplazada por su condición de los puestos importantes en el mercado laboral; el joven egresado de la universidad que se frustra al salir y encontrar empleos de 7 mil pesos mensuales; el chavo que no terminó la escuela porque no hubo con qué y que en la desesperada se friega al que está enfrente, no olvidan.

La madre que se quedó sola y tiene hijos y tiene un trabajo por la mañana y otro por la tarde para obtener un ingreso para sobrevivir; la familia que ve cómo el tener dos o tres hijos en lugar de ser una fuente inagotable de dicha se convierte en un peso y a veces, en un camino inevitable hacia el deterioro de vida de sus integrantes; todos ellos, y los que falten, se las van a cobrar el 1 de julio.

Bajo este escenario, el “Yo mero” está en una cueva sin salida; le van a endosar todos los flagelos ávidos y por haber. Busca desesperado salir y no quedar atrapado en el derrumbe.

Al “chico maravilla” no le creen por "chamaco" y por cada puntada que roza en el “chacoteo” como el de garantizar a todos los mexicanos un ingreso básico universal.

Y el “ya sabes quien”, causa miedo con su visión de país donde habrá de reinar  el amor y la paz.

Si, tristemente se confirma, los trabajadores mexicanos están y seguirán a la deriva.

La ira crece.

 

 

también te puede interesar