El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

PRIMERO DE MAYO DE 2018 

¿QUÉ FESTEJAMOS?... TRABAJOS INDIGNOS

Por Arturo Rivero 

El bienestar de la base trabajadora vale un comino.

En el último año se registró una caída de 23.2 por ciento en el número de trabajadores que tenían el privilegio de superar los 10 mil pesos mensuales de sueldo, es decir, 600 mil cayeron en esta desgracia, señalan datos del INEGI.

Otros 24 millones  apenas alcanzan una remuneración que oscilan entre uno y 3 salarios mínimos, en otras palabras, reciben entre 2,680 y 7,952 pesos mensuales.

De estos 24 millones, 7.9 millones reciben un salario de no más de 2,680 pesos cada 30 días, destacan cifras del INEGI.

Los datos oficiales detallan que hay 3.4 millones que no reciben salario un salario formal por trabajo desempeñado, solamente propinas.

Ser joven en este país es una condena. Más del 50 por ciento de los que laboran entre 20 y 29 años tienen  salarios de miseria

El 35.8 por ciento, que equivale a 3.7 millones, ganan abajo de 5,200 pesos al mes; 1.3 millones apenas 2,680 pesos. 

De los casi 10 millones de jóvenes en el mercado laboral mexicano, nada más 391 mil  superan los 10,000 pesos de remuneración.

Como estarán las cosas que 1.6 millones acudió en el último año a su Afore para sacar dinero para subsistir, señala la Consar.

Las revisiones salariales entre sindicatos y Gobierno federal estuvieron por debajo de las expectativas.

El promedio de éstas en el periodo del 2016-2017 fue de 3.5 por ciento directo al tabulador; la inflación a finales del 2017 superó el 5 por ciento. Se esfumó el beneficio salarial, destacan datos de la STPS. 

La informalidad genera el 57 por ciento del empleo en el país y más de 27 millones  no tienen acceso a los servicios de salud y las bondades de la seguridad social.

Sí, confirmado, contamos con un mercado de trabajo roto, sin oportunidades, con puestos de trabajo precarios.

DE SALIDA AL CHECADOR

Pero este primero de mayo fue la gran fecha para Conmemorar el Día del Trabajo. Discursos van, discursos vienen. Las mismas arengas, promesas, las mismas mentiras de siempre. Nada cambia, todo empeora.

Ciertos liderazgos sindicales marcharon para respaldar las políticas laborales en el país; los menos, en voz muy bajita,  exigieron una mejora. Al final, comparsas todos de una realidad que agobia a millones que no cuentan con un trabajo digno, decente y bien remunerado.

Su silencio los vuelve cómplices y contribuyen a que la representación sindical eficiente y real de los derechos laborales sea menos.

Y si no, ahí están los números: la tasa de sindicalización en los 90 era de 14.1 por ciento, ahora se ubica en 6.5 por ciento.

Los verdaderos espacios de defensa para los trabajadores agonizan.

¡Pero que viva el movimiento obrero! , gritaron los cacicazgos sindicales de siempre y el poder en turno a todo lo que da este Primero de Mayo. Que alguien les grite: ¿Qué festejaron?...

también te puede interesar