El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

LA BATALLA QUE VIENE…

Por Arturo Rivero

Los empresarios del país se están reagrupando. La orden es bajarse del ring y prepararse para la batalla que viene, que para muchos, será intensa y con tintes de crueldad.

Al interior del Consejo Coordinador Empresarial y de la Confederación Patronal de la República Mexicana, máximos órganos rectores que aglutinan a los capitanes de empresa y patrones se  realizan sesiones para armar un frente ante la victoria casi inevitable de Andrés Manuel Obrador (AMLO).

Tienen claro que la relación del empresariado con el potencial nuevo Presidente de México es inexistente; que la chapa de de la puerta de Los Pinos o de Palacio Nacional será cambiada y no habrá acceso directo para los que, hasta ahora, en Gobiernos panistas y priistas, accedían a esos lugares como si fuera su propia casa.

Por eso, el mandato es uno: “construir una agenda propia de temas comerciales, de negocios, laboral y fiscal” antes de cumplir su amenaza de retirar capitales del país.

No hay indicios de que la relación entre el mundo empresarial y López Obrador vaya por buen camino.

Describen, los que estuvieron en la reunión entre ambas partes hace unos días en la Ciudad de México, un ambiente de tensión, beligerante donde prevalecieron las caras largas, ceños fruncidos, brazos cruzados, miradas desafiantes, en resumen, se vivió un clima extremadamente frío que contrastó con los inusuales días calurosos en la República mexicana.

Actores que estuvieron en el encuentro, confiaron a Horas Extras, que la actitud de los dueños de empresa era propia de la que se vive en un funeral: muchos viviendo ya el duelo.

Saben que lo impensable está por llegar: Andrés Manuel López, Obrador, Presidente de México, un escenario que los pone en riesgo a ellos; y a decir de ellos, al país entero.  

DE SALIDA AL CHECADOR

En materia laboral, a los patrones les preocupa de sobremanera las decisiones que se tomen en este campo. Especialmente en el tema de los salarios y las reformas, que dicen contempla Andrés Manuel a la Ley Federal del Trabajo para obligar a las empresas a contratar a cierto número de jóvenes.

Los capitanes de empresa, acostumbrados al diálogo y la negociación, no quieren, no pueden o no están las condiciones para que sean caminos permanentes para su transitar los próximos seis años.

Como nunca, confiesan algunos presentes en la cumbre Empresarios-AMLO: "Nos preparamos para la guerra”.

Y como siempre, el pueblo en medio de la refriega. Otra vez.

 

 

también te puede interesar