El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

Semana del 15 al 21 de octubre 

NO LE CARGUEN MUERTOS AL IMSS 

Por Arturo Rivero 

El Seguro Popular se acabó. Atiende a más de 52 millones de mexicanos. Durante los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto este programa fue parte central para amortiguar la fractura de un mercado laboral incapaz de brindar empleos formales y estables que permitieran a los trabajadores acceso al servicio médico en el IMSS o el ISSSTE. 

El Seguro Popular se volvió una cuartada perfecta para que los recursos destinados a este esquema de salud se desviara a proyectos políticos estatales y municipales, por decir, lo menos escandaloso, porque en otros casos, literal, esa bolsa de dinero para atender a millones de afiliados se fue a la "bolsillo" de muchos. 

Ahora, el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador ya dijo que a partir del primero de diciembre el Seguro Popular se irá desmembrando a pasos agigantados hasta su destrucción. 

Su apuesta es pasar este mecanismo de salud al Seguro Social. 

¿Se pretende que el IMSS atienda a esos 52 millones de afiliados del Seguro Popular? ... Parece una locura y más en las actuales circunstancias que vive el Instituto donde a pesar de haber alcanzado salud financiera enfrenta serios problemas estructurales en el terreno hospitalario y médico. 

Hay planes en el Gobierno entrante de hacer cambios en el andamiaje legal del IMSS y en sus competencias para asumir estos nuevos retos, revelan fuentes del gobierno de transición.  

¿Dónde iría a parar el Seguro Popular?... se está considerando sumarlo a lo que hoy es el IMSS-PROSPERA que cambiaría de nombre para convertirse en IMSS-BIENESTAR, con una nueva estructura y un mayor presupuesto. 

Sin embargo, a primera vista parece insuficiente. Basta darse una vuelta por las clínicas del Seguro Popular para ver sus condiciones precarias en las que se encuentran, sin equipamiento suficiente. Si esa es la infraestructura que van a pasarle al Seguro Social, graso error.

El Instituto Mexicano del Seguro Social requiere una reingeniería a fondo.  

DE SALIDA AL CHECADOR

¡Cuidado!... Al IMSS le costó sangre, sudor y lágrimas salir de terapia intensiva. En 2012 prácticamente iba a ser declarado en quiebra. Libró la muerte y seis años después tiene salud en sus finanzas garantizadas hasta 2030, una salud que pende de un hilo si se toman acciones de corte populista. 

A todo esto súmele la propuesta de que los reos de baja peligrosidad que se encuentran recluidos en las cárceles de México tengan acceso a la atención médica vía el Seguro Social. 

Con calma. Que el ímpetu por quedar bien con las mayorías no mande al "diablo" a una Institución tan noble como es el IMSS. 

 

 

también te puede interesar