El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

¡AQUÍ MANDO YO!... EL PUEBLO, EL ESCUDO

Por Arturo Rivero 

Como Poncio Pilato, Andrés Manuel López Obrador se ha lavado las manos en la plaza pública y dejó de manifiesto su tenebrosa forma de gobernar.

A través de una consulta ciudadana sacada de la chistera, sin sustento legal ni constitucional y aplicada en un tiempo que no es suyo ha hecho tangible su primera acción de Gobierno que tomó él desde hace meses y que puso en manos de un pueblo usándolo como conejillo de indias para que, frente a un eventual desastre, justificarse con un: “el pueblo decidió”.

La noche del domingo 28 de octubre hizo oficial la cancelación  de la construcción del  aeropuerto internacional en Texcoco en pleno Gobierno de Enrique Peña Nieto. ¡Increíble!.

Un ganador claro de la elección presidencial del primero de julio, que en teoría entraría en funciones el primero de diciembre, gobierna este país desde hace meses.

El mensaje es contudente: “Aquí el que manda soy yo”… Y así es, y así será… escudado en un pueblo fregado que ve en él a un redentor.

Pero no nos confundamos. Esta consulta fue una enorme cortina de humo para ocultar su decisión unilateral de echar abajo el proyecto de Texcoco.

Horas Extras confirmó que durante semana pasada, López Obrador se reunió con los grandes inversionistas que están atrás del proyecto Texcoco, entre ellos Carlos Slim para decirles: “se cancela”.

La encerrona fue de alta tensión, nos cuentan. Los dueños del dinero pidieron no hacerlo, pero el Presidente electo los mando “al diablo”.

Las advertencias no se hicieron esperar. Entre gritos, los dueños del dinero le dijeron: “Aténgase a las consecuencias”.

Si había que parar la construcción del proyecto Texcoco existían otros medios para hacerlo, más creíbles y con mayor representatividad, pero no de esta forma tan frágil, poco seria, tan apresurada y  sin un método profesional. Es más, era más digno que ya como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos asumirá la decisión de parar dicho proyecto como parte de su plan de Gobierno, pero no. 

El resultado de la consulta, con más de un millón de participantes, 29 por ciento votó por Texcoco y 69 por ciento por Santa Lucía, es una fotografía del rompimiento social que cada vez se ahondará más porque el discurso del próximo gobierno alienta la lucha de clases.

Los buenos contra los malos; los ricos contra los pobres; la austeridad como una bandera de identificación, quien no la asume, está en contra; quien piensa distinto, es enemigo; el pueblo es sabio y decide, son pensamientos de un hombre como López Obrador que hoy se mostró como sus enemigos siempre lo han definido: autoritario, capaz de desafiar la lógica, lo conveniente, lo razonable, con tal de restregar a quien se le ponga enfrente, quien tiene el poder.

Sí, todo indica que ese es Andrés Manuel, aunque se lave las manos como Poncio Pilato y mande a un pueblo fregado como escudo por delante. 

 

 

 

 

 

 

también te puede interesar