El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

1 de julio de 2019

¿EL CULTO A SI MISMO?

Por Arturo Rivero 

Hoy se cumple un año del contundente triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales del primero de julio de 2018.

Seis meses después, primero de diciembre de 2018 asumió la Presidencia de la República.

Apenas lleva 7 meses en el ejercicio del poder. Faltan cinco meses para cumplir un año de Gobierno que nos permita hacer una evaluación correcta de sus políticas implementadas.

Frente a este escenario, ¿Qué festejamos  este primero de julio de 2019?  

Dirán algunos que su triunfo electoral.  Eso quedó en el pasado, cuya victoria por cierto, fue inobjetable.

Sin embargo, convertir ese ayer en una fiesta nacional reventando el zócalo capitalino para rendir un informe plagado de datos que solamente tiene el Presidente mandando al “diablo” a quien no coincida con ellos, fracturará más al país.

El evento de este lunes en la Plaza de la Constitución no es otra cosa que un culto a si mismo.

Primero instruir,  y luego transformar la orden en una petición “a cumplir” a cadenas de radio y televisión para transmitir su mensaje desde el púlpito que le edificarán a un costado del asta bandera y de fondo Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana, es una clara señal de ello.

Mal augurio.

En tiempos que exigen prudencia, humildad, serenidad se viene una concentración multitudinaria que hará juicio sumario sobre todo aquel que hasta hoy no ha estado del lado del Gobierno.

A juicio irán el pueblo malo; economistas que han tenido la osadía de decir que las cosas no van bien; empresarios que se han inconformado;  periodistas cuyo trabajo ha demostrado yerros en la forma de gobernar; instituciones que hasta hoy se han mantenido imparciales, virtud que las ha  condenado.

La magna concentración servirá  para  dar un grito de que: “que todo va muy bien”; “que quien diga que no es así, miente”, descalificando con adjetivos innecesarios a quien piensa distinto.

DESDE EL CHECADOR

El culto a uno mismo es un acto de vanidad y de soberbia que nos aleja en definitiva de la humildad.

Quien pierde la humildad no es capaz de ver la realidad acto que conduce a un laberinto sin salida. 

Condenar a quien no piensa como uno o no está con uno es un gesto autoritario que no merecemos.

 

también te puede interesar