El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

NOQUEA POPULISMO AL SECTOR SALUD

Por Arturo Rivero  

El Presidente Andrés Manuel López Obrador dice que los servicios de salud que dará el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) serán gratuitos. Pero, que creen, la Secretaría de Salud, le dice que no, que solamente en el primero y segundo nivel de atención no se cobrará, pero sí en el tercero que es de especialidades.

Si ese es el nivel de entendimiento entre el Gobierno mismo, entonces podemos entender a la perfección el tamaño del “desmadre” que traen en el arranque de las operaciones del INSABI, quien sustituyó al Seguro Popular, esquema que desde la campaña de López Obrador fue condenado a la silla eléctrica y hoy es parte de la historia.

“La atención gratuita a todas las personas será en los servicios médicos de primer y segundo nivel de atención, ya que los “Institutos Nacionales de Salud y hospitales están sujetos a obtener cuotas de recuperación para la prestación de servicios de tercer nivel”, dicta un comunicado de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal.

Sin embargo, el Primer Mandatario, en el mismo día que se difundió dicho comunicado, dijo en su conferencia mañanera:

“El INSABI otorgará atención médica gratuita, sin solicitar cuotas de recuperación como sucedía con el Seguro Popular, en todas las clínicas y hospitales del país”.

¿Y entonces?... No hay peor cosa que mentir y engañarse así mismo.

DE SALIDA AL CHECADOR

López Obrador se equivocó al prometer que todos los servicios médicos serían gratuitos. Eso no ocurre ni en el IMSS, ni en el ISSSTE.

Si alguien pensó que la atención de una enfermedad crónica avanzada o un cáncer, o una cirugía, sería de a gratis en el Instituto de Salud para el Bienestar pecó de ingenuidad.

Pero, que esa promesa venga del Primer Mandatario del país a sabiendas que no hay recursos ni para la compra de insumos, ni renovación de equipos médicos, ni para ampliar infraestructura médica, ni para contratar más personal, es una irresponsabilidad mayúscula.

El propio director del INSABI, Juan Antonio Ferrer acepta el dilema para que este esquema de salud funcione:

“Se requieren 123 mil doctores, 70 mil especialistas y 250 mil enfermeras para la operación del instituto, por eso urgen la basificación de los 87 mil trabajadores eventuales de los servicios de salud”.

El Presidente mintió. La gente se siente engañada. Su “populismo” nos ha metido en un callejón sin salida en materia de salud.

Mientras tanto, dolor, desesperación, angustia, muerte, de pacientes que han quedado atrapados en medio de este desastre.

 

 

 

 

 

también te puede interesar