El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

Sábado 18 de enero de 2020

ACTITUD SUICIDA

 

Por Arturo Rivero  

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador se va a morir con la suya hasta el final. Y en esa actitud, se llevará a muchos al abismo. 

Van porque van los servicios de salud gratuitos en el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), antes Seguro Popular. Sí, todo será de “agrapa”: en el primer nivel de atención, segundo y especialidades.

Es decir, si usted necesita una cirugía no importa el grado de complejidad, ni los costos que conlleve el tratamiento en el antes y después de entrar al quirófano, usted no pagará nada.

Tampoco tratamientos de enfermedades crónicas severás, ni si por desgracia es atrapado por un cáncer. En el INSABI le darán todo lo que necesita sin soltar un solo peso a partir del primero de diciembre de 2020. 

¿Quién en su sano juicio puede criticar eso?. Nadie. Pero aquí se trata de ser muy cuidadosos, porque por andar queriendo dar todo “gratis” los fondos de las arcas públicas tarde que temprano se agotarán y entonces si vendrá el colapso total en el sector salud, un derrumbe que costará años levantar. 

Seamos sensatos. Nadie pide que los hospitales públicos cobren las cantidades que se cobran en los hospitales privados.

Pero tampoco que se regalen las cosas, porque lo que no cuesta no se valora, no se cuida y no dura. Todo lo que vale requiere una cuota de mantenimiento.Ni el IMSS ni el ISSSTE son gratis, y mire usted como están, funcionando como Dios les da a entender. 

Además, lo más relevante,  los Institutos de Salud que necesitan cuotas de recuperación por mínimas que sean para los gastos que siempre se generan en los nosocomios de alta concentración.

DE SALIDA AL CHECADOR 

No hay serenidad por ningún lado. La popularidad tiene fuera de sus casillas al inquilino de Palacio Nacional. 

El Presidente quiere todo o nada. Y el pueblo también, todo o nada. El popuilismo está llegando al extremo a tal grado de poner contra la cuerda a las instituciones de salud. 

No habrá manera de soportar la gratuidad de los servicios de salud. Si sobrará el dinero, los pacientes no tendrían que esperar meses para su atención y otros, no pocos, no hubiesen muerto en la espera.  

 

 

también te puede interesar