El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

¿QUÉ FESTEJAMOS?

Por Arturo Rivero 

El 2017 comienza con malas noticias para todos aquellos que gritaron por todos los medios posibles que se había roto el techo de la generación de más de un millón de empleos en el periodo de enero a noviembre de 2016.

En los próximos días se confirmará que en diciembre del año pasado se perdieron alrededor de 250,000 puestos de trabajo para cerrar con una creación anual de nuevas vacantes laborales entre 670,000 y 710,000, una cifra inferior cuando en promedio derivado de la demanda anual tendrían que crear un 1,200,000. ¿Qué presumimos entonces? 

Por si fuera poco, el panorama actual del mercado de trabajo luce desalentador.

Veamos por qué.

Al cierre del 2016 tenemos un mayor número de trabajadores que ganan salario mínimo. Datos de la Encuesta Nacional de Empleo y Ocupación son claros: al cierre del tercer trimestre hay 7,850,761, cuando un año antes la cifra era de 6,880,693, es decir, hay más de un millón de personas que se sumaron a este segmento que gana un minisalario.

Además, los empleados con remuneración de más de 5 salarios mínimos se redujo al tercer trimestre al haber 3,164,249 cuando en 2015 había 3,244,129.

El número de trabajadores que laboran por su cuenta, es decir, que no encontraron un empleo formal aumentó. En el tercer trimestre del 2016 se registraron 11,690,552, es decir, 246,000 más que un año antes.

El deterioro del mercado de trabajo queda evidenciado más al confirmar el incremento de trabajadores que no tienen acceso a servicios de salud.

En el periodo referido la cifra se ubicó en 32,511,403 cuando en 2015 fue de 31,951,702.

En cuanto a trabajadores que laboran entre 15 y 34 horas a la semana, lo que nos habla de un trabajo inestable, también la cifra aumentó.

Al cierre del tercer trimestre del 2016 las personas bajo esta condición fue de 8,734,929, cuando un año antes el número fue de 8,430,276.

La cereza en el pastel: Los trabajadores que laboran sin prestaciones laborales tuvo una alza en el periodo indicado. Al tercer trimestre del año pasado la cifra era de 13,270,811, en 2015 fue de 12,862,769.

Sin molestar a nadie, pero: ¿Qué festejamos?... 

DE SALIDA AL CHECADOR…

Y toda esta lamentable realidad laboral sin considerar los impactos negativos inevitables del “gasolinazo”; de los recortes presupuestales; del bajo por no decir nulo crecimiento económico pronosticado este año y por el cisma que se avecina con la llegada al trono de Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos a finales de enero.

 Así nos recibe el 2017, así lo recibimos, y lo más aterrador es que apenas esto comienza… Una pena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

también te puede interesar