El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

Lunes 13 de febrero de 2017

LA OTRA CARA DEL EMPLEO FORMAL NO CONTADA

Por Arturo Rivero 

“Las buenas noticias también cuentan y cuentan mucho” dice Enrique Peña Nieto, Presidente de México y tiene razón… Pero las buenas noticias hay que difundirlas con todos sus ángulos para que el ciudadano tenga una lectura real y no parcial de lo que ocurre en distintos ámbitos de la vida nacional.  

El empleo formal trae una tendencia creciente. El total de asegurados al IMSS pasó de un aumento anual de 3.71 por ciento en diciembre de 2015 a uno de 4.07 por ciento en el mismo mes de 2016, manteniendo su tendencia al alza desde mediados de 2009 y acumulando 83 meses de incremento consecutivos.

Hasta aquí todo es una buena noticia.

Sin embargo, lo que ya no es una buena noticia y no se cuenta porque su impacto es negativo es que la afiliación por tipo de condición laboral empeoró.

De los empleos formales creados en diciembre de 2016, el 90.37 por ciento fueron permanentes y 9.63 por ciento eventuales urbanos. Un año atrás, la proporción fue de 94.50 y 5.50 por ciento respectivamente.

Esto implicó que, a pesar de una mayor generación de empleos, ésta tuvo una menor calidad dado que se elevó la participación de la eventual.

En diciembre de 2016, el empleo eventual aumentó 3 por ciento, cuando un año atrás la proporción fue de 1.53 por ciento.

En cuanto al salario real, éste perdió dinamismo dado que aumentó 0.42 por ciento en noviembre de 2016, cifra inferior a la observada en el mismo mes de 2015 con 1.89 por ciento.

Por otro lado, la dinámica salarial fue diferenciada entre las actividades productivas del país. En cuatro aumentó por arriba del nacional y en cuatro retrocedió.

Por estados, el crecimiento del salario real se dio en 16 y en 14 bajó.

DE SALIDA AL CHECADOR

Ante esta realidad la pregunta inevitable: ¿Empleos formales al precio que sea?

En aras de romper records en materia de empleo se da paso a puestos de trabajo precarios, inestables con bajos salarios.

Un trabajo formal da acceso a servicios de salud, bien, muy bien, pero también tiene que dar para comer, para pagar la luz, el transporte, el teléfono, los insumos de la educación de los hijos, medicamentos, un poco de esparcimiento, ¿para las vacaciones?... mejor de eso no hablamos...  y no todos tienen esa posibilidad al tener un empleo de mala calidad.

“Las buenas noticias también se cuentan y cuentan mucho”, Sí, pero también las que no son tanto deberían contarse para construir un mercado laboral más digno para todos y no para unos cuantos.

 

también te puede interesar