El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

Manual del outsourcing

Hoy más que nunca tomar en consideración un “Manual del Outsourcing” puede ser de gran utilidad para las empresas. Cada vez más, desde el 2012 con la reforma a la Ley Federal del Trabajo, se han sumado elementos jurídicos que deben cumplirse al 100% para operar dentro de la legalidad.

Por ejemplo a partir del 1° de enero de 2017, entró en vigor la Reforma a la Ley del Impuesto Sobre la Renta(“LISR”) en donde se impone una obligación de intercambio de información entre la contratante y la contratista en el supuesto de que se contraten los servicios en los términos del artículo 15-A, ya que invoca al término estricto de la subcontratación.

Lo anterior, se materializa en la fracción V, artículo 27 de la Ley en materia, en donde se agregó un nuevo requisito para la procedencia de las deducciones de las erogaciones efectuadas por subcontratación de personal, que exige que el contratante deberá obtener del contratista la siguiente información en copia:

  1. Comprobantes fiscales por concepto de pago de salarios de los trabajadores que le hayan proporcionado el servicio subcontratado.
  2. Declaraciones de entero de las retenciones de impuestos efectuadas a dichos trabajadores.
  3. Declaraciones de pago de las cuotas obrero patronales al Instituto Mexicano del Seguro Social.
  4. Acuses de recibo de las declaraciones antes mencionadas.

Es así que los contratistas estarán obligados a entregar al contratante los comprobantes y la información a que se refiere este párrafo.

A lo anterior, se suma la entrada en vigor de la Reforma a la Ley del Impuesto al Valor Agregado (“LIVA”), la cual a efecto de entrar en materia laboral, específicamente abordando el tema de subcontratación, en su artículo 5o fracción II prevé que el contratante, para poder llevar a cabo el acreditamiento del IVA trasladado en operaciones de subcontratación, deberá obtener del contratista copia simple de la declaración correspondiente y del acuse de recibo del pago del IVA, así como de la informacion reportada al Servicio de Administración Tributaria sobre el pago de dicho impuesto.

A su vez, el contratista estará obligado a proporcionar al contratante copia de la documentación mencionada, misma que deberá ser entregada en el mes en el que el contratista haya efectuado el pago.

El contratante, el caso de que no recabe la documentación a que se refiere esta fracción deberá presentar declaración complementaria para disminuir el acreditamiento mencionado.

Como complemento a las reformas de la Ley de Impuesto sobre la Renta (LISR) y la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA) que entraron en vigor el 1° de enero de 2017, el SAT incorporó como requisito para las deducciones de ISR de una empresa contratista, y el acreditamiento de IVA trasladado por erogaciones efectuadas con motivo de la subcontratación por la empresa contratante, la obligación por parte de aquellas empresas que presten dichos servicios de subcontratación, de especificar en los Comprobantes Fiscales Digitales (CFDI ́s) de nómina que emitan a sus empleados, el RFC de la persona que sub contrata y el porcentaje del tiempo en que se llevó a cabo dicha subcontratación.

Es así como dicha autoridad hacendaria dio a conocer la versión 1.2 del Complemento para elaborar los Comprobantes Fiscales Digitales para Nóminas.

En dicha versión se establece un nuevo campo obligatorio para los contribuyentes que presten el servicio de subcontratación de personal, donde deberá manifestarse:

                        -  La lista de las personas que los subcontrataron

                        -  RFC de la persona que subcontrata

                        -  El porcentaje de tiempo que prestó sus servicios con el RFC que lo subcontrata.

Y como si faltara regulación; hay que sumar que el 21 de octubre de 2016, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (“SHCP”) , a través de su Unidad de Inteligencia Financiera (“UIF”) las reglas para quienes prestan el servicio de subcontratación (Outsourcing) en términos del Artículo 15-A de la Ley Federal del Trabajo.

De esa manera, lo llamó una Actividad Vulnerable; en ese sentido, por lo tanto, está sujeto al cumplimiento de las obligaciones previstas por la LFPIORPI y su normatividad secundaria, al llevar a cabo la administración y manejo de recursos del contratante, es decir de su cliente, en la realización del servicio contratado.

 

 

también te puede interesar