El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

Lunes 27 de marzo 

SEGURO POPULAR, UNA MUERTE ANUNCIADA...¿QUIÉN SIGUE? 

Por Arturo Rivero  

Los servicios de salud en México se colapsan, aunque el discurso oficial diga lo contrario.

Nos centraremos en el Seguro Popular (SP), creado el primero de enero de 2004 para la población que no cuenta con seguro médico, que no es beneficiaria de ninguna institución de seguridad social.

Sin embargo, la inoperancia y la ausencia de una política de estado a favor de los sistemas de salud se lo acabaron al utilizarlo para maquillar el fracaso en este campo y en el laboral.

El SP comenzó con 5.3 millones de afiliados. Hoy cuenta con 57.1 millones. En 13 años se registró un crecimiento brutal de 973.8 por ciento en materia de afiliación, es decir, 52 millones, un promedio de 4 millones al año recurrieron a esta instancia para salvaguardar su salud al no contar con acceso al ISSSTE o al IMSS.

Este fenómeno refleja muchas cosas, pero una conclusión fulminante es la incapacidad de generar empleos formales en México. Un puesto de trabajo formal da pase automático al IMSS o al ISSSTE, pero al no crearlos, se tomó al SP para destinar a aquellos que están a la deriva en la economía informal.

Al Seguro Popular se lo acabaron. Está en terapia intensiva y para algunos, su muerte es inevitable.

Del 2004 al 2017  los establecimientos médicos crecieron 23 por ciento, contra el 973.8 por ciento de la afiliación. Colapso total.

En 2004 el número de médicos en adiestramiento por cada mil afiliados era de 3.6, ahora es de 0.4, es decir, una caída de 88.9 por ciento.

Había  3.3 médicos generales, ahora la proporción es de 0.6, una disminución de 81.8 por ciento.

En cuanto a médicos especialistas había 4.2, ahora hay 0.7, una reducción de 83.3 por ciento.

Lo mismo sucede con las enfermeras.

En 2004 por cada mil pacientes había 1.7 enfermeras pasantes, la proporción hoy  es de 0.3, una disminución de 82.4%.

Enfermeras generales  había 7 por cada mil afiliados, ahora hay 1.3, una baja de 81.4 por ciento.

También hubo caída de enfermeras especialistas. En 2004 había 1.1 por cada mil, ahora 0.2, una reducción de 81.8 por ciento. 

En el rubro de equipamiento, éste se desplomó.

En 10 años se registró una reducción de  99 por ciento en laboratorios de análisis clínicos; 94.7 por ciento en salas de expulsión y 85.9 por ciento en quirófanos por citar algunos datos.

El Seguro Popular refleja a la perfección el estado que guarda el sistema de salud en el país: desolación y un desplome que agobia.

El colapso del sistema avanza a pasos agigantados.

En medio millones y millones que pueden quedarse a la deriva, sin atención médica, con sus enfermedades, con padecimientos terminales, con su diabetes, con su hipertensión, con su obesidad y sobrepeso, con sus problemas cardiacos… con su tragedia. 

DE SALIDA AL CHECADOR

La Auditoria Superior de la Federación ya lo advirtió: “La prestación de servicios médicos cubiertos por el Seguro Popular” será sostenible hasta 2025”.

Le quedan 8 años de vida, si bien le va. Es, tristemente, una muerte anunciada y nadie hace nada.

¿Quién sigue, el IMSS, el ISSSTE?...No, eso es imposible, perjuran algunos. Si las cosas no cambian, para allá van, se argumenta. Insisten: Imposible.  ¿En serio?... Al tiempo.

 

 

también te puede interesar