El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

¿Qué es el Eneagrama?

Conocer a las personas que laboran en la organización es importante para lograr cumplir las metas  que la misma empresa  establece. Los colaboradores son la fuerza vital, en ellos está que un proyecto, una producción o cualquier tipo de trabajo sea exitoso o un rotundo fracaso.

Cuando una organización es consciente de las habilidades, capacidades, motivaciones, preocupaciones, necesidades y comportamiento de sus colaboradores entonces podrá determinar la actividad que deberá realizar, siempre en función de estas características para optimizar su potencial.

De igual forma, al momento de buscar a una persona para cubrir alguna vacante, conocer esos mismos factores por medio de pruebas o instrumentos como el eneagrama definirá si el candidato es viable y empata con lo que la empresa busca.

El eneagrama es un instrumento que clasifica la personalidad en nueve arquetipos y analiza la interrelación que existe entre estas nueve personalidades y los rasgos característicos que cada una de ellas posee. Complementa diferentes pruebas y es sumamente efectiva para, a partir de sus resultados, tomar decisiones orientadas a formar equipos de trabajo de alto desempeño, atraer talento o reestructurar la organización.  El eneagrama identifica nueve arquetipos o personalidades:

  1. El perfeccionista: Le genera conflicto cometer errores. Se obsesiona con las cosas, su forma de ser es metódica y autocrítica. En ocasiones se considera mejor que los demás y su pensamiento suele ser extremista. En general son personas con integridad y valores bien definidos.
  2. El servicial: Se entrega totalmente en todo lo que hace o participa, suele olvidarse de sus necesidades por atender las de otras personas. Se adecua a los requerimientos de los otros. Busca sentirse necesario y siempre está dispuesto a ayudar.
  3. El triunfador: Es muy productivo, mantiene elevada su autoestima. Busca ser exitoso y reconocido de cualquier forma por lo que es competitivo. Prepondera el aspecto profesional ante el sentimental y su imagen lo es todo.
  4. El sensible: Las emociones lo dominan. Es creativo, intuitivo, sensible y empático. Puede llegar a ser autodestructivo y desear cosas difíciles de lograr.
  5. El pensador: Su meta es el conocimiento e inteligencia, es desapegado emocionalmente aunque muy sensible con su entorno. Le puede resultar difícil interactuar porque es introvertido.
  6. El leal: La autoridad es su problema , demasiada dependencia o todo lo contrario, se revelan ante ella. Cumple con su trabajo y resulta ser un buen compañero, él mismo es desconfiado por lo que valora mucho la confianza. Prefiere seguir indicaciones.
  7. El entusiasta: Alegre por naturaleza, extrovertido, impulsivo e hiperactivo. Desarrolla grandes ideas y evita los problemas.
  8. El líder: Es dominante, posesivo, imponente, agresivo, decidido y transmiten mucha energía. Tiene un carácter un tanto difícil, se molesta con facilidad y no suele compartir sus sentimientos. La competencia es su modo de vida y buscan conseguir poder.
  9. El mediador: Es neutral, evita conflictos y se le facilita relacionarse con todos. La paciencia es su virtud mientras que la inacción puede ser su principal debilidad. En general es tranquilo y bueno para unificar partes opuestas.

Es importante señalar que ninguna personalidad es mejor que otra, al contrario todas tienen pros y contras pero además se complementan entre sí. Integrar diferentes arquetipos en la organización fomentará la diversidad, ayudará con la creatividad  y sobre todo se tendrá la certeza de que la persona estará en el puesto indicado, con las personas adecuadas, su productividad será más eficiente y el éxito de la organización será inminente.

 

 

 

 

también te puede interesar