El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Columnas

HORAS EXTRAS

EMPLEOS AL POR MAYOR; SALARIOS DE MISERIA 

Por Arturo Rivero 

Es verdad que los 377 mil 402 nuevos empleos registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social en los primeros tres meses del 2017 es una cifra sin precedente.

Sin embargo, a pesar de ello, vemos que la economía interna no despunta.

Una variable que lo demuestra son los datos dados a conocer por las tiendas que forman la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales cuyas ventas sufrieron una caída del 2 por ciento en términos reales considerando los efectos de la inflación que oscila por arriba del 5 por ciento.

¿Qué pasa entonces?... A caso la lógica no debería ser que ¿A más empleo = a más consumo?

Este dato contrastante revela que no basta con crear fuentes de trabajo al por mayor.

Apostar por convertirse en el Gobierno del empleo ha llevado a generar fuentes de trabajo sin un principio fundamental que la misma Organización Internacional del Trabajo pregona por todo el mundo: “generación empleos decentes”.

Un empleo decente es un trabajo con salarios dignos y eso en México no ocurre.

Por lo tanto, el llamado “boom” del empleo en México habría que ponerlo entre comillas.

¿De qué sirven cientos de miles de empleos si no dan para vivir dignamente? … ¿De qué sirven puestos de trabajo que no permiten enfrentar los efectos inflacionarios desmedidos producto del alza de las gasolinas? ¿ De qué sirven más y más empleos que no dan para solventar los gastos básicos de las familias como son: educación, vestido, alimentación y entretenimiento?

A la llegada de esta Administración que encabeza Enrique Peña Nieto había 6.3 millones que ganaban un salario mínimo, al cierre del 2016 la cifra es de 7.4 millones, es decir, 1.1 millones más se sumaron.

¿Quién puede vivir con 80.04 pesos diarios?...

También aumentó el segmento de quienes reciben entre uno y dos salarios mínimos. En 2012 con ese salario había 11.2 millones, ahora hay 13.5 millones.

En el otro extremo, sucede lo mismo. Quienes tenían la fortuna de ganar más de cinco salarios mínimos al mes disminuyeron.

En el 2012 había con ese sueldo 3.9 millones, ahora la cifra es de 3.1 millones, 800 mil menos.

Quienes lograban una remuneración entre tres y cinco salarios mínimos pasó de 7.4 millones en 2012 a 6.8 millones a finales del 2016.

La precariedad de los empleos ahí están. Los números son contundentes. 

DE SALIDA AL CHECADOR

De nada vale generar empleos al por mayor sin remuneraciones dignas. Hacerlo por hacerlo erosiona todavía más el mercado laboral tan lastimado por aquellos que usan este campo con fines electoreros mandando al “diablo” el bienestar de los trabajadores.

Esta realidad del mercado de trabajo debería cambiar si no se quiere que se cumpla aquella frase que dice: “Quien la hace, la paga”. Las urnas están cerca…

 

 

también te puede interesar