El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Líderes

¿Se extinguirán profesiones?

El futuro nos alcanzó y para el especialista Luis Fernando Oria Probert, Consultor de Korn Ferry Hay Group el riesgo está en que al menos el 47 por ciento de los trabajadores del mundo corre el peligro de ser sustituido por una máquina.

En entrevista, recordó un estudio realizado por los investigadores Carl Benedikt y Michael Osborne de la Universidad de Oxford donde se asegura que casi la mitad de las profesiones, concretamente un 47 por ciento de ellas, pasarán a ser realizadas por robots o simplemente desaparecerán.

El estudio analizó 702 profesiones distintas y su relación con la tecnología, con el fin de ver cuáles eran las que tenían una mayor probabilidad de desaparecer.

Según sus conclusiones, los que corren más peligro son los empleos de baja calificación. Aquellos cuyo trabajo es rutinario, automático, técnico o no requieren de una especial destreza, preparación o imaginación. Por decirlo de alguna forma, los empleos “más maquinales”.

Respira si eres trabajador social o tu carrera profesional es el mundo del marketing. Por el momento, no parece probable informatizar o “robotizar” profesiones que requieren de interactuación social o son de tipo creativo.

Así, los primeros en extinguirse serían los trabajadores del sector del transporte o la construcción, y detrás irían los administrativos, los cajeros o los vendedores.

Además, otros trabajos sufrirán una dura reconversión. La peor parte será para asesores fiscales y contables, puesto que se estima que hasta un 99 por ciento de los profesionales de dicho sector pasarán a ser “prescindibles”.

Ocurre lo mismo con cirujanos, coreógrafos, dentistas o maestros de preescolar que serán sustituibles.

Para Oria Probert, los trabajos que serán difíciles de eliminar son los que requieren de un criterio para su realización y hasta que no existan robots con cierto nivel de inteligencia artificial, no se podrán eliminar.

Parece que el antídoto para sobrevivir a esta sustitución es la educación. Y es que las profesiones que requieren un mayor bagaje educativo o nivel de estudios son las menos “computarizables”.

Oria Probert explicó que la crisis económica ha impulsado el debate sobre el llamado “desempleo tecnológico” entre los expertos. Y es que hay quienes aseguran que esta fiebre tecnológica es la que está impulsando la polarización del mercado laboral, entre puestos cualificados bien pagados y puestos mecánicos mal retribuidos.

Al abordar el tema de las distintas generaciones conviviendo en una misma organización, explicó que aunque se habla mucho de ello, estamos lejos aún de hacer trabajos a la medida para cada generación.

“Sí hay que hacer cosas más flexibles, pero el trabajo sigue siendo el trabajo y no porque llegue alguien de 25 años al mercado laboral, las cosas se deben ajustar a como él quiere. Si bien hay ciertos temas en ciertas industrias que tienen que ajustarse, no creo que sea una generalidad”, indicó.

 

también te puede interesar