El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Líderes

Crisis económica & Salarios

Crisis económica & Salarios

Estimular la productividad laboral puede ser difícil, algunas empresas lo saben y por ello no escatiman en beneficios para sus trabajadores y procuran hacerlos sentir valorados, afirmó José María Guerra, director general de Wrigley México.

“Finalmente, ellos están detrás del engranaje que hace funcionar el negocio”, planteó.

Algunas ofrecen descuentos corporativos, fondos de ahorro, seguro médico, pago de vacaciones y de servicios, bonos de alimentación y de educación para los hijos e incentivo por productividad, mientras que otras optan por beneficios no monetarios: dan más días de vacaciones y dictan cursos de capacitación y profesionalización, entre otros.

Ciertos beneficios laborales pueden ser obligatorios, porque los contempla una normativa legal. Ejemplo de estos son la jubilación por tiempo de servicio, la cobertura de la póliza de seguros y las prestaciones sociales.

En entrevista con El Pulso Laboral el especialista planteó que aunque se dice que las compensaciones económicas no son lo más importante, para él esta visión es muy limitada.

“Muchos dicen que el dinero no es lo más importante, pero lo cierto es que es una parte muy importante para el trabajador. Yo pienso que siempre debes mantenerte en un esquema competitividad laboral, necesitas saber que tus empleados están bien remunerados, motivados y que tienen perspectivas de desarrollo”, aseguró.

En su experiencia, nunca ha sido partícipe de pagar menos, una de la misión de la empresa es ser parte del crecimiento de los empleados y de la propia empresa, por eso el orgullo debe ser recíproco entre empresa y empleados.

“Si piensas en el concepto de reciprocidad, hablo de clientes, vendedores, de la persona que está dentro y también de accionistas de la empresa. Toda la comunidad todos debe recibir la reciprocidad, tu propia gente debe recibir ese beneficio”, afirmó.

Para llegar a esto, el especialista reconoció que se requiere claridad. El código de ética detalla a cabalidad los objetivos y el ambiente de trabajo que debe haber en la empresa en un marco de dignidad y respeto.

“Tengo la obligación de remunerarlos bien, tengo la obligación de tratarlos con dignidad, respeto,  generar confianza. Si logro eso, probablemente se van a ir, pero se van a querer quedar cuando escuchen que aquí los tratamos bien, que eres una persona congruente con lo que dices con lo que haces”, afirmó.

también te puede interesar