El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Líderes

Las virtudes de una empresa

Por Arturo Rivero

Las empresas tienen que llenarse de esperanza, ilusión, de optimismo, de metas exigentes, de un estilo para trascender, asegura Jorge Valdano, consultor empresarial.



“Las metas exigentes activan el sentido grupal, son integradoras en la lucha de los objetivos. Las metas atractivas fortalecen la confianza de todos los integrantes de una organización”, señala.

Valdano advierte que es imposible activar a un grupo si se carece de ilusión y optimismo empresarial, por eso, es indispensable que los cuadros directivos no desfallezcan frente a las adversidades en ninguna circunstancia.

Para el ex futbolista del Real Madrid y campeón del mundo con la Selección de Argentina en el Mundial de México 1986, la forma de alcanzar los resultados sí importa.

“El resultado es un gran ocultador de la realidad. Hay clubes que hacen todo mal y ganan. Suelen terminar encontrándole teorías y justificación al triunfo. Por otro lado, hay equipos que hacen las cosas bien y pierden.

“Dicen algunos que el estilo es una cuestión de románticos y que lo único que importa es el resultado. Sin embargo no es así. Lo único que importa es el estilo, porque el estilo es lo que nos hace diferentes y lo que no es diferente es invisible”, destaca.

Valdano pregunta: ¿De qué nos vamos a sentir orgullosos o de qué nos vamos avergonzar?... “Si no tenemos un estilo al que aferrarnos, imposible que una empresa sea capaz de ser claramente identificable”.

El reconocido consultor empresarial dice que la palabra es un elemento clave en el éxito de las empresas.

La palabra, explica, no solamente consiste en expresarla, sino también es ser capaz de escucharla.

“Aquellas organizaciones que parecen pacíficas, donde aparentemente no ocurre nada, donde nadie levanta la mano, ni la voz, en realidad son organizaciones muertas.

Las organizaciones que debaten, que polemizan, que ponen en juego las ideas permanentemente, son organizaciones vivas”, sentencia.

Alerta que el silencio sirve para crear oscurantismo, incertidumbre y desmotivación.

Valdano recuerda que el talento en las compañías necesita libertad, energía, exigencia, pero sobre todas las cosas confianza.

también te puede interesar