El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Alza de minisalarios no tendría impacto en la inflación: analista

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

Mientras la Confederación de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servitur) consideró que no es momento de incrementar el salario mínimo general, porque hace ruido en la economía del país, Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, aseguró que un incremento extraordinario, como proponen patrones y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, no tendría impacto en la inflación.

Si hay incremeto en los salarios mínimos, no vemos que vaya a afectar la dinámica del aumento de precios, que ya obedece a otros factores", sostuvo el economista del principal grupo financiero del país.

"La inflación en México ha llegado a una etapa en la cual los cambios en los precios relativos -como es el salario- no contamina otros precios y eso se debe a que el Banco de México (BdeM) ha hecho un buen trabajo en anclar las expectativas de inflación", comentó Serrano.

Cuando se elevó a 16 por ciento el impuesto al valor agregado en la frontera -al inicio del actual gobierno- o con el incremento del precio de la gasolina no se dio una incremento generalizado y sostenido de los precios, ahora eso ya no ocurre. Si hay un alza en el salario mínimo "no vemos que vaya a afectar la dinámica de la inflación", agregó.

Por otra parte, Enrique Solana Sentíes, presidente de la Concanaco reafirmó que la postura de la mayoría de los organismos del sector privado -entre ellos el Consejo Coordinador Empresarial- es aumentar los salarios mínimos, pero aún está en discusión cómo y cuándo.

La Coparmex busca que el salario mínimo general llegue a 92.72 pesos, es decir, a la línea de bienestar fijada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) hasta marzo pasado, como primer primer paso hacia un alza gradual que tiene como meta un rango entre 162.35 y 194.68 pesos para el año 2030.

Durante la presentación de un programa de doble titulación en Estados Unidos y México, a nivel licenciatura y maestría, en alianza con la Florida Global University, Solana Sentíes dijo que esa propuesta se desechó por ser inadecuada en el contexto económico actual.

Explicó que las cifras macroeconómicas del país han sido positivas, excepto la inflación, que en junio pasado alcanzó 6.3 puntos porcentuales, índice que calificó como un factor de riesgo.

En tanto, Miguel Alejandro López, integrante del Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana (UIA), campus Puebla, dijo que las autoridades del país deben tomar en cuenta la verdadera "dimensión social" del salario mínimo, pues suele olvidarse que no sólo el trabajador que gana esa cantidad de dinero vive de ella, sino también el resto de su familia.

"El salario mínimo no debe considerarse tan sólo como un elemento más del mercado laboral, sino como un factor que permite que la población subsista y reproduzca sus condiciones materiales. En los pasados 30 años, el aumento del salario mínimo nada más ha estado asociado al de la inflación esperada, y no debe ser así", afirmó.

Fuente: Roberto González/ La Jornada

también te puede interesar