El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Se amplía desigualdad salarial por sexo

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

La totalidad de los jóvenes que realizan un trabajo no remunerado en el hogar es de 99%, en mujeres, y 95%, en hombres La desigualdad salarial por sexo se incrementa conforme aumenta la edad.

Mientras que entre los jóvenes hombres de 15 a 17 años la proporción que no recibe ingresos o recibe hasta dos salarlos mínimos es de 86%, para las mujeres de este mismo grupo de edad es de 92%; esta diferencia se amplía a 10 puntos porcentuales entre los jóvenes de 18 a 23 años y se mantiene similar para el grupo de 24 a 29 años.

Muestra que las desigualdades no sólo persisten, sino que se reproducen y se transmiten a las siguientes generaciones.

De forma adicional a las desigualdades en el mercado laboral, las mujeres jóvenes tienen que enfrentarse a las presiones asociadas con las actividades del hogar, del cuidado de les hijos y otros trabajos no remunerados en donde los roles de género asignan mayores responsabilidades al sector femenino.

La permanencia de estas estructuras sociales impide una mayor y mejor inserción de las mujeres jóvenes al mercado laboral, a pesar de que cuentan incluso con mayores niveles de escolaridad que los hombres jóvenes.

Las diferencias en la distribución del tiempo entre hombres y mujeres derivan en desigualdades en términos de oportunidades y resultados para el desarrollo personal y profesional de hombres y mujeres —Comisión Económica para América Latina y el Caribe 2016).

La distribución del uso del tiempo adopta características diferenciadas no sólo por la cuestión de género, sino también por la edad y va cambiando a lo largo de la trayectoria de vida de los jóvenes.

Prácticamente la totalidad de jóvenes realizan algún tipo de trabajo no remunerado, siendo el trabajo doméstico para el propio hogar el tipo de trabajo más presente en 99% de las mujeres jóvenes y 95% de los hombres jóvenes, a medida que se incrementa la edad, la tasa de participación en este tipo de trabajo se reduce ligeramente.

En cambio, el trabajo de cuidado a integrantes del hogar aumenta con la edad, lo que alude al inicio de la vida reproductiva de las personas, sobre todo entre las mujeres, puesto que tres de cada cuatro mujeres de 20a29 años realizan este tipo de trabajo.

El trabajo en apoyo a otros hogares es de alrededor de 25% entre las mujeres jóvenes y de 20% entre los hombres.

Hasta este punto las diferencias de género no son tan significativas, lo que induce a pensar que existe una mayor participación de hombres jóvenes en estos tipos de trabajo no remunerado.

Sin embargo, las diferencias sustanciales se encuentran en la distribución del trabajo no remunerado, donde el escenario de desigualdad afecta sobremanera a las mujeres jóvenes. Fuente: El Universal