El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

¿Cómo castiga la ley el acoso laboral?

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Durante el Women's Forum México 2017, los expertos coincidieron que tanto empleadores, directivos de las empresas y los propios trabajadores; así como las leyes en conjunto, son los culpables del acoso laboral.

En México abunda la legislación contra la discriminación, que al final de cuentas, es el rubro general en el que se halla el sexismo, explicó Cristina Sánchez Vebber, de la firma de abogados Sánchez-DeVanny.

"En la constitución el artículo 1º habla sobre la garantía de los derechos humanos para todas las personas" en México, lo que se refuerza con el artículo 5º, en el que queda prohibida toda discriminación motivada por diversos orígenes, entre ellos el de género.

De ahí que la legislación no sea el problema, agregó, ya que todos estamos protegidos. Sin embargo, consideró, esto se queda en la teoría, dado que en la realidad el problema se da en las cortes y diferentes organismos del Estado.

"No hay una protección real, y llegar a una sanción clara y específica contra los agresores y empresas no se da. Por eso muchas de las personas no se atreven a reportar", enfatizó.

Por ello, las partícipes del panel "Cómo cambiar el rumbo del sexismo en el trabajo" en el Women's Forum México 2017 indicaron que para revertir el acoso laboral el cambio debe de venir de las empresas.

Y, ¿cómo pueden las empresas evitar el acoso? Mediante políticas bien establecidas para proteger a las mujeres que trabajan en sus establecimientos, y sobre todo procurar que éstas se cumplan, ya que si no hay sanciones para quienes incumplan con las normas todo es en vano.

"Nosotros tenemos que actuar (...) Si esperamos a que se haga algo a nivel político, nos vamos a quedar esperando con los brazos cruzados", añadió Cristina Sánchez Vebber.

Para crear un entorno laboral seguro, primero debe entenderse cabalmente en qué consiste el acoso laboral, refirió Pilar Castillo, miembro del Comité Ejecutivo de Mazars México.

"El acoso es un tipo de violencia que se ejerce una posición de poder. Puede no haber un tema de subordinación; puede ser ejercido por alguien en nuestro mismo nivel en el ámbito laboral. El hostigamiento es cuando ya se ejerce este tipo de violencia, pero existe una subordinación real de la víctima hacia el agresor, de manera verbal, física o ambas, y tiene una connotación siempre sexual", dijo.

La gravedad del acoso se da porque, al vivir en una sociedad inmersa en el machismo, en ocasiones no se identifican las prácticas sexistas, por lo que las mujeres las han aceptado como algo que "deben soportar", agregó.

Una vez entendido esto, es más fácil percatarse que las normas de comportamiento en una empresa son la diferencia, ya que se pueden convertir en condiciones de empleo sanas para las mujeres, indicó Sofía Bonnet, cloud executive development leader en IBM.

"Las empresas a veces somos ese motor para el cambio social. Es importante tener canales anónimos de reporte, para que las mujeres tengan confianza de que su privacidad será conservada, y también se debe tomar acción. Es importante que se tomen las medidas (contra quienes violen las reglas), aunque sean difíciles, porque este tipo de políticas no tienen sentido si no hay cero tolerancia".

Aquí también se debe poner énfasis en algo que suele pasar desapercibido en las empresas: cómo reclutar sin discriminar.

En este sentido, Aura Mione, founder & general manager de HeadSeekers, explicó que en muchas ocasiones en los reclutadores, desde las mismas ofertas laborales, en la entrevista y en la posterior selección, existen sesgos que vinculan a los hombres con puestos de alto mando, y a su vez, asocian a las mujeres solamente como subordinadas. //Fuente: Excelsior

también te puede interesar