El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Contratos de protección son un "escudo"

Por: Arturo Rivero

Los contratos de protección no son validos pero la legislación los justifica porque el derecho a huelga es absoluto y eso atenta contra la planta productiva; es un tema que no se corrigió en la reforma laboral de 2012, explicó Tomás Natividad, Presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana y del Consejo Coordinador Empresarial.

“No son validos, pero la legislación en realidad los justifica, en México el derecho de huelga es absoluto, o sea, un sindicato puede parar una empresa con una huelga, sin justificar el motivo, sin justificar la mayoría previamente y solamente invocando uno de los objetos legales.

“La mayoría de los contratos se firman para evitar ser extorsionados”, señaló.

Natividad explicó que hay ramas industriales donde no se puede trabajar con un sindicato activo por lo que tienen que apostar por este mecanismo para cubrirse de los gremios extorsionadores.

“Hay zonas de la República donde tú anuncias que vas a hacer una empresa o consigues una concesión del estado para dar una planta nueva energética, y al día siguiente ya estás emplazado a huelga, obviamente en estos casos, antes de que te emplacen a huelga para obtener dinero o privilegios, las empresas planean con qué sindicatos firmar una contratación colectiva", agregó.

El Presidente de la Comisión Laboral de la Coparmex y del CCE dijo que este tema es uno de los grandes pendientes que la reforma laboral de 2012 no tocó.

“Los temas que quedaron pendientes fueron precisamente los temas colectivos, el recuento previo para los emplazamientos a huelga por firma, la validación de las mayorías en los conflictos de titularidad intersindicales, antes de los procedimientos previos a su procedibilidad, todo esto quedó en el tintero”, recordó.

Tomás Natividad aseguró que el mayor éxito de la reforma laboral del 2012 fue precisamente que se rompió el “tabú” de no hacer cambios a la Ley Federal del Trabajo de fondo, la última había sido en 1970.

“Uno de los grandes éxitos de la misma, es que rompió el tabú, la Ley Federal del Trabajo no podía reformarse, era más dura que la Constitución y logramos en la reforma del 2012. Se negoció durante 17 años”, señaló.

El abogado laboral, sin embargo, reconoció que a algunas modificaciones no han funcionado del todo como los nuevos tipos de contratación, los periodos de prueba, "se sobreregularon tanto, que no operaron correctamente".

“Pero muchos otros temas como la igualdad de género, los derechos a la no discriminación, el impulso al trabajo digno, modernización de las pruebas, la profesionalización del proceso, la división de la primera audiencia, el límite de los salarios caídos, la definición del pago de interés que corre después del primer año, en fin, aspectos que sí dieron buenos resultados”, concluyó. 

 

también te puede interesar