El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Hay razones para pedir “buen incremento”

Por: Redacción /El pulso Laboral

Las negociaciones salariales en el arranque del año deberán estar por arriba de 10% y “están justificadas”; los precios de los productos básicos se han incrementado de manera importante y si se considera como punto de partida la inflación, las demandas de aumento al salario deberán estar por arriba de 6% e incluso hasta 10%, coincidieron líderes sindicales y especialistas laborales.

Carlos Pavón Campos, secretario general del Sindicato Minero Metalúrgico Frente, estimó que “se complican las negociaciones salariales, por un lado la demanda de los trabajadores es legítima, si consideramos que los precios se han incrementado, tendremos que buscar las mejores estrategias de negociación.

“En nuestro caso no sólo buscamos compensar con los bonos de productividad, sino que haya prestaciones que sea cubiertas por el patrón, como es el caso de la seguridad social, esa la asume a 100% la empresa. Se tratan de prestaciones que ayudan a los trabajadores a mantener un mejor ingreso”.

Agregó que en la primera revisión que se hará este año se llegó a un acuerdo de 7.5% de incremento al salario; “apenas iniciamos las revisiones con las empresas grandes la próxima semana, y partimos de una demanda de 15% a negociar; tenemos 24 revisiones al año”.

De acuerdo con análisis de consultoras como Mercer, los incrementos a los salarios no irán más allá de 5%; no obstante, las organizaciones sindicales de sectores como minería, telefonistas o radio y televisión, consideran que el incremento debe estar acorde con el comportamiento de los precios de la canasta básica.

A su vez, Ricardo Martínez Rojas, abogado laboral de De la Vega & Martínez, afirmó que la mejor recomendación para las empresas es acordar con las representaciones sindicales salarios ligados a la productividad, “dar incrementos de manera directa al salario puede tensar las relaciones entre trabajadores y empresa. Lo mejor es negociar (...) para enfrentar las actuales dificultades en la economía”.

Cabe recordar que el salario mínimo para este año registró un incremento de 10.4% aprobado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos; mientras que en el 2017 el aumento fue de 9.6%; de ahí que las organizaciones sindicales sostengan que los salarios contractuales deberán fijarse a partir de 10% de incremento.

El último reporte del Banco de México sobre las revisiones salariales contractuales informó que el promedio de aumento fue de 5.08%; siendo las empresas privadas las que otorgaron el mayor incremento, las públicas apenas 3.9 por ciento.

En tanto, el Sindicato de Telefonistas ha iniciado su proceso para definir el monto que demandará en su revisión de este año, e informó que “esta negociación se da en un escenario sumamente complicado ante la situación política, económica y social”, pero aclara que se deben mantener los derechos de los telefonistas.

Asimismo, a finales de mes concluye el plazo que establezca un acuerdo salarial la industria de Radio y Televisión en su contrato ley.

En todo caso, sostuvo Arturo Alcalde, abogado laboral, “se espera que este año haya fuertes presiones en las demandas salariales; pues todos buscarán que se reconozcan los altos niveles inflacionarios que han afectado a los trabajadores”, concluyó. //Fuente: El Economista 

también te puede interesar