El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Nuevos gobiernos reciben entidades con salario a la baja

Por: Redacción/El Pulso Laboral

El salario de los trabajadores formales es un tema pendiente en el mercado laboral para los próximos ejecutivos estatales, ya que si bien algunos estados exhiben fortaleza en la generación de empleo, los ingresos continúan a la baja.

De las nueve entidades con nueva gubernatura y jefatura de gobierno, sólo Guanajuato registró durante el 2017 un crecimiento anual real en el salario diario asociado a trabajadores asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de 1.08 por ciento.

 
 De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, las caídas quedaron de la siguiente manera: 1.06% en Jalisco, 1.23% en Puebla, 1.76% en Veracruz, 1.90% en Morelos, 2.07% en Yucatán, 2.34% en Tabasco, 2.39% en la Ciudad de México y 2.91% en Chiapas. Con estos resultados, Veracruz y Tabasco hilaron dos disminuciones anuales del salario formal.

De hecho, en el 2016 esta variable trazó una tendencia descendente a nivel nacional, producto de que en dicho año comenzó la escalada de precios al consumidor, cuya dinámica fue superior a la de los ingresos de los trabajadores.

Ya para los primeros cinco meses del 2018, de las entidades analizadas, cinco mostraron incrementos anuales en el salario diario asociado a asegurados en el IMSS, en términos reales: Guanajuato (1.88%), la capital de México (0.71%), Jalisco (0.69%), Tabasco (0.67%) y Veracruz (0.07 por ciento).

De las cifras positivas, destaca que, a excepción de Guanajuato, las demás presentaron reducciones en el periodo enero-mayo del 2017, por lo que el estado del Bajío fue el único de aceleró en la materia, es decir, la base de comparación para los demás fue baja. Morelos, Puebla, Chiapas y Yucatán se mantuvieron en terrenos negativos, a pesar de que la inflación perdió ritmo.

Por monto, el mayor salario diario asociado a trabajadores asegurados en el IMSS en los primeros cinco meses de año en curso, como promedio, se observa en la Ciudad de México, con 444.32 pesos; Veracruz, 347.89, y Jalisco, 345.36. Y los más bajos, en Yucatán (302.07), Guanajuato (298.87) y Tabasco (297.23 pesos).

En generación de empleo formal, solamente Tabasco y Veracruz registran pérdidas de plazas considerando el lapso del 2013 a mayo de este año, de 18,413 y 1,826 trabajos, respectivamente.

Mientras en la creación anual de puestos, Yucatán y la Ciudad de México mantienen un crecimiento sostenido; Guanajuato, Puebla, Jalisco ganan ritmo, y Morelos y Chiapas  desaceleran.

Mejor remuneración

Sobre el territorio guanajuatense, Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), comentó que el hecho de que suba el salario diario de cotización es importante porque implica que se está registrando empleo con un salario mejor remunerado.

“Guanajuato normalmente requiere de un personal más capacitado en comparación con otros estados, además de que la Inversión Extranjera Directa con la que cuenta la entidad necesita de trabajo formal, que en este caso son las personas registradas en el IMSS, y que cuentan con una mejor remuneración”, acotó.

Eufemia Basilio Morales, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), manifestó que la capital del país, al dedicarse en mayor medida a los servicios, sufrió un impacto directo por la inflación, por lo que el aumento en el salario formal no es suficiente para amortiguar la dinámica de los precios al consumidor.

En cuanto a Jalisco, explicó que “durante el 2017, a pesar de la generación de nuevas plazas, las percepciones promedio fueron dos salarios mínimos, según los propios registros del IMSS, seis de cada 10 empleos formales en Jalisco reciben como pago tres salarios mínimos o menos”.

Además, la investigadora de la UNAM expresó que a pesar de que la economía jalisciense aportó 11.7% del total de empleos formales que se crearon en todo el país el año pasado, la entidad mantiene rezago en el nivel salarial, en donde se tendrán que establecer políticas que vayan encaminadas a mejorar las condiciones de remuneración.

Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey, detalló que Tabasco y Veracruz han tenido un movimiento de la fuerza de trabajo de la industria petrolera hacia servicios, derivado de la caída en el sector de hidrocarburos, lo que les permitió en este año contar con un ligero avance en el pago a sus trabajadores asegurados.

Mano de obra intensa

El analista del CIEP añadió que el análisis de salario base de cotización implica que puede haber mayor cantidad de personas trabajando, pero con un salario menor, “entonces Yucatán al enfocarse en actividades que requieren una mano de obra más intensa con mayor número de personas trabajando pero con una menor necesidad de habilidades, significa ser menor remunerado, demostrando una caída en el salario base, que no significa que la actividad económica de la entidad sea mala, sino que los salarios están bajando”.

En relación a Chiapas, Tenorio Aguilar comentó que los trabajos agrícolas, el motor de la entidad, al ser empleos informales no se registran en el IMSS, además de que los empleados del estado y en el sector de los servicios han disminuido, “en el último caso debido a la baja inversión que provocó el recorte de personal en actividades de esparcimiento y desarrollos inmobiliarios”.

Para Morelos, el especialista del Tecnológico de Monterrey añadió que en la entidad se presentó un descenso en la actividad fabril, particularmente maquinaria y equipo de trasporte e industria farmacéutica, lo que derivó en la desaceleración de empleos y por consecuencia, en las horas trabajadas con un salario.

Expuso que la disminución obedece también a que el estado se vio afectado en el sector turismo por los daños que sufrieron en materia de infraestructura por el sismo del pasado 19 de septiembre.

En el caso de Puebla, Basilio Morales dijo que pese a tener condiciones de crecimiento, baja inflación y deuda, “las condiciones de pobreza tanto social como laboral se han incrementado, lo que da cuenta que los incrementos en los precios al consumidor, por pequeños que sean, inciden en el nivel de pagos, dando lugar a que el salario real disminuya”.

Ocupados

Según cifras al primer trimestre del 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de las nueve entidades con nueva gubernatura y jefatura de gobierno, más de 50% de la población ocupada de Chiapas, Veracruz, Tabasco, Yucatán y Puebla ostentan ingresos de hasta dos salarios mínimos, es decir, obtienen como máximo una remuneración mensual de 5,301.6 pesos, a precios actuales.

A nivel nacional, Chiapas se colocó en primer lugar, con 66.3% de sus ocupados, que ganan hasta dos salarios mínimos, y Veracruz en cuarta posición, con 56.6 por ciento.

Los otros resultados fueron: Guanajuato con 43.2%, la Ciudad de México con 38.5%, Jalisco con 37.2% y Morelos con 36.5 por ciento.//El Economista

también te puede interesar