El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Morena recortará el 25% de las plazas laborales en la Cámara de Diputados

Por: Redacción / El Pulso Laboral

La Cámara de Diputados se ha convertido en un barril sin fondo que incrementa su presupuesto año con año en forma desmesurada; desde hace 27 años hay 500 de estos legisladores federales pero la nómina ha ido en aumento: en 2011 fue de 5 mil 293 millones, mientras que hoy es de 8 mil 525 millones de pesos, según el último "informe presupuestal y financiero".

Además, San Lázaro se ha convertido en "pista de aterrizaje de aviadores" propuestos por los partidos, según otro documento que Proceso dio a conocer el pasado domingo 16. Tan sólo en la pasada Legislatura los partidos políticos emplearon a 2 mil 467 personas, entre quienes destaca, por su actual trascendencia, Octavio Romero Oropeza.

El 27 de julio Andrés Manuel López Obrador anunció que en su gobierno Romero Oropeza dirigirá Petróleos Mexicanos. En los últimos tres años, el también exoficial mayor del Gobierno del Distrito Federal (2000-2006) se desempeñó como secretario de enlace de Morena ante la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados cuando Rocío Nahle fungió como coordinadora de dicho partido.

Romero no aparece en el directorio de la Cámara, pero en su página web figura como "secretario de enlace". Consultados por este semanario, asesore 3 de diversos partidos comentaron que no lo han visto en reunión alguna, lo cual -aclararon- no implica que no trabajara.

El próximo director de Pemex tuvo un puesto en nómina de "homólogo" con ingreso mensual de 152 mil pesos brutos, menos impuestos: cobraba un total de 109 mil pesos, además de prestaciones como fondo de ahorro, seguro de separación, seguro de vida y de gastos médicos mayores.

Al cierre de esta edición, Proceso comprobó que Romero Oropeza no había cobrado su cheque de "liquidación", que ya se emitió y es por más de 500 mil pesos.

Así como el próximo titular de Pemex estaba asignado al Grupo Parlamentario de Morena y fungía como "enlace" ante la Jucopo, el resto de las bancadas contaba con su propia nómina, cuyos trámites legales para asignaciones y pagos realizan la Secretaría General y la Contraloría.

Por ejemplo, en esa misma legislatura el PRI empleó a mil 325 personas (se desconoce qué hacían o a cuáles áreas fueron designadas), que le costaron al erario 490 millones 167 mil 394 pesos; el PAN tuvo 287, con un costo de 93 millones 306 mil 334 pesos; el PRD pagó a 397 personas un total de 137 millones 315 mil 788 pesos; y Morena tuvo a 172, incluido Romero, con un costo total de 55 millones 535 mil 25 pesos.

En cuanto a los partidos menores, el creado por Dante Delgado, hoy Movimiento Ciudadano, contrató a 117 personas con un costo anual de 46 millones 248 mil 194 pesos; el PVEM a 63, con un costo de 32 millones; el Panal, que perdió el registro nacional, tuvo bajo su nómina a 85 personas cuyo sueldo anual fue de 31 millones 123 mil pesos en total, y el PES a 21, por 11 millones 446 mil pesos.

Al arranque de la presente Legislatura, el coordinador de Morena, Mario Delgado Carrillo, anunció que se reestructuraría el área administrativa de la Cámara para frenar el uso de San Lázaro como "un botín" o "reparto de cuotas" entre los partidos.

El nuevo presidente de la Comisión de Presupuesto, Alfonso Ramírez Cuéllar, dijo que se compactaría la estructura burocrática, sobre todo el personal de confianza y los mandos superiores, generando un nuevo tabulador con ajustes de 25%.

Proceso obtuvo el informe del 18 de septiembre, entregado al Comité de Administración, en el que se da cuenta de los 7 mil 554 trabajadores de la Cámara, de los cuales 2 mil 64 tienen funciones administrativas y 5 mil 490 legislativas.

No obstante, el propio documento refiere que "el trabajo sustantivo" en la parte administrativa la realizan sólo 840 personas, y en la legislativa 3 mil 942 personas. No especifica qué hacen los 2 mil 772 restantes, lo que hace dudar si su trabajo es indispensable.

El documento divide en siete categorías a los empleados: de base, de base sindicalizados, operativos de confianza, eventuales, mandos y homólogos, honorarios activos y honorarios no activos.

Como parte de la reestructura, Morena planteará una reducción de entre 17 y 20% y será, por lo pronto, para "honorarios activos".

Según se desprende del documento con el que cuenta este semanario, la contratación de personal bajo el régimen de "honorarios no activos" ha sido imparable: suman 3 mil 432 empleados, todos adscritos a la "función legislativa". Consultados al respecto, integrantes del Comité de Administración dijeron desconocer a qué se dedica todo ese personal.

El domingo 16 Proceso dio a conocer en exclusiva el documento interno de San Lázaro donde se evalúa el uso político que se le da a cada área administrativa y desde dónde se maneja la contratación de personal. En la página 50 se destaca que "sirve como pista de aterrizaje de aviadores en plazas propuestas por el PRI, PAN y PRD, tanto para operar sus propios asuntos, como para cubrir compromisos personales o políticos".

Al consultar a personal que labora desde hace 20 años en San Lázaro, un empleado relató que, al inicio de la LXII Legislatura, 30 personas del área donde estaba, al llegar y pasar por el registro "biométrico", aparecían como "dado de baja". Cuando planteó la situación con sus superiores, la respuesta fue tajante: "Esas plazas ya no están porque son del PRI y ellos traen muchos compromisos", narra el empleado.

El asunto llegó hasta el Comité de Administración en 2013, pero hasta la fecha no se ha resulto. "Seguimos en la cámara, buscando en áreas distintas donde nos reasignan. Aquí es una mapachería de plazas", relató el empleado, que pidió no publicar su nombre por temor a represalias.

El documento interno de evaluación señala que la Dirección de Recursos Humanos "con todo y estar dentro de una estructura de cuota partidaria en el PAN, se ha encontrado siempre en manos del PRI, de la que se vale para pagar favores con plazas, incrementos y liquidaciones".

En el presupuesto de San Lázaro, que este 2018 fue de 8 mil 525 millones, 65% lo absorbe el pago a nómina, por lo que Morena centrará una parte del recorte en el personal, pero sin tocar a los de base o de base sindicalizados, y verificarán la labor que realice el resto, así como su justificación.

"Vamos a tapar todas las cañerías por donde fluía y circulaba todo el dinero ilegal que enriquecía a legisladores y creaba enormes privilegios", dice en entrevista Alfonso Ramírez Cuéllar, nuevo presidente de la Comisión de Presupuesto de San Lázaro.

Los diversos grupos parlamentarios cuentan con una serie de recursos adicionales al pago para cada diputado: honorarios para sus asesores, por ejemplo, rubro que este año costará 112 millones en números cerrados, además otros 74 millones 508 mil pesos para "gastos de operación", una subvención fija de 1 millón por grupo y, como son ocho partidos, al año suma un gasto de 8 millones. Todo ello, más una subvención variable que se entrega de | acuerdo al número de diputados por grupo parlamentario.

Los costos anuales totales han sido de mil millones de pesos. En las anteriores legislaturas existían las "subvenciones extraordinarias" y las "subvenciones especiales", pero Delgado anunció que se eliminarán a partir de esta Legislatura.

Otro de los recortes programados, según el documento del Comité de Administración que aún no se ha discutido con el resto de los partidos, es uno de 25% a las subvenciones variables.

Sin ese recorte, los partidos recibirían para 2019 una bolsa de 971 millones 533 mil pesos. Si se suman a ese monto las partidas de honorarios y gastos de operaciones, los 500 diputados costarán mil 158 millones 90 mil 400 pesos.

Con la propuesta de recorte de 25% dejarían de percibir 257 millones 493 mil 250 pesos. Pero la propuesta de Morena es mucho más radical: eliminar totalmente las subvenciones variables, lo que significaría un ahorro de 971 millones 533 mil pesos.

Este semanario tuvo acceso al "anteproyecto de presupuesto para el año 2019", en el cual se prevé ahorrar mil 425 millones 780 mil pesos.

Lo autorizado para este año fueron 8 mil 439 millones 440 mil pesos y la proyección para 2019 es de 7 mil 13 millones 660 mil pesos, distribuidos de la siguiente manera: "Capítulo mil (nómina)", 4 mil 482 millones 480 mil pesos. Este año se reduciría en cerca de mil millones porque se prescinde de plazas por honorarios. El documento explica que la disminución se debe a la "cancelación de seguros e ISR del fondo de ahorro, disminución en honorarios, en sueldo de mandos medios y superiores, aguinaldo, seguro de vida, gastos médicos y de separación, liquidaciones" y, añade, "sin embargo presenta incremento al sueldo de personal de base y sindicato".

Para el capítulo 2000, de materiales y suministros, se proyectan apenas 84 millones 280 mil pesos, contra los 142 millones 80 mil de este año. Esto implica un ahorro de 57 millones 800 mil pesos, y ello se debe a la "cancelación de vales de alimentación y gasolina, disminución en combustibles, agua, café y refrescos".

El capítulo 3000, de "servicios generales", es el segundo más elevado después del de nómina. En este figuraban todos los privilegios de los que gozaban los legisladores y sufrirá la "disminución de boletos de avión, viáticos, asesorías; servicios de alimentación y peaje; arrendamiento de vehículos, cómputo; cancelación del fondo de ahorro, fondos fijos y eventos".

En el rubro 4000, que es "transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas", será de mil millones, es decir, 242 millones 880 mil pesos menos que este año. Ello se debe, según el anteproyecto de presupuesto, "principalmente a la reducción de 25% en todas las subvenciones otorgadas a los grupos parlamentarios y al incremento en las cuotas a organismos internacionales".

Para "bienes muebles, inmuebles e intangibles", que es el capítulo 5000, se aumentan 5 millones y medio: de 57 millones 810 mil pesos pasa a 63 millones 290 mil pesos, por "la adquisición de inmobiliario y equipo de administración".

El último rubro, "inversión pública", disminuye en 100 millones de pesos, al pasar de 195 millones 50 mil pesos a 96 millones, destinados sólo para "el finiquito por la renivelación de edificios y la remodelación de estacionamientos". Esto obedece a que uno de los estacionamientos resultó afectado por los sismos, como lo comprobó la reportera.

Hasta ahora, el ahorro en el anteproyecto es de mil 425 millones de pesos. Si lo aumentan a mil 900 millones, como pretenden, los morenistas tendrán que anular totalmente las subvenciones variables.

Lo anterior implica que el menguado PRI, que recibirá menos recursos del INE, no obtendrá para el siguiente año 94.3 millones de pesos; el PRD dejaría de obtener 47 millones, el PAN tendría 150.3 millones menos; el PES 64 millones; PT y MC 61 millones cada uno, y el PVEM ya no contaría con 31.2 millones. Pero los más afectados serían los dos diputados sin partido y que son de la comunidad LGTB+, quienes no dispondrían de 3.5 millones.

Esta partida se ha utilizada generalmente por los coordinadores parlamentarios para controlar a sus bancadas, pues entregan el dinero a discreción. Pero cada diputado obtiene 149 mil 196 pesos al mes, libres de impuestos, y en diciembre otros 125 mil 812, entre otros conceptos por realizar su informe de actividades en su distrito.

Estos pagos suman 58 millones 297 mil pesos y Morena también quiere eliminarlos./Proceso

también te puede interesar