El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

La tasa de brecha laboral pasó de 22.2 a 18.4% de la fuerza laboral

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

La presión en el mercado laboral durante el actual sexenio se redujo, puesto que 717 mil 752 personas salieron de la desocupación abierta entre el tercer trimestre de este año frente al mismo periodo de 2012, reveló la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

Con esto, la tasa de desocupación, que mide a la población que no trabajó siquiera una hora y que estuvo buscando activamente un empleo, se ubicó en 3.5% de la población económicamente activa en el tercer trimestre de 2018, una reducción 1.6 puntos porcentuales en el periodo de referencia. 

A esta reducción se sumó la de los subocupados, que son aquellos mexicanos con necesidad de trabajar más horas, que entre 2012 y 2018 fue de 457 mil 689 personas, y cuya tasa bajó de 8.7 a 7.1% délos ocupados. 

La población inactiva disponible para trabajar, aquella Cfue no busca empleo porque perdieron sus esperanzas pero que están dispuestos a tomar uno si se les ofreciera, se redujo en 305 mil 172 personas en el mismo periodo. 

La disminución de personas desocupadas, subocupadas y desesperanzadas redujo la presión laboral en un millón 480 mil 613 personas entre 2012 y 2018. 

Así, la brecha laboral del país, que es la suma de los tres grupos, en el tercer trimestre de 2018 se ubicó en 11 millones 351 mil 68 personas, lo que implicó una tasa de 18.4% de la fuerza laboral potencial, una disminución de 3.8 puntos porcentuales frente al inicio del sexenio. 

La brecha laboral es un indicador propuesto por la Organización Internacional del Trabajo que intenta captar las necesidades de empleo en los países, ya que la tasa de desempleo no refleja necesariamente la totalidad de personas que requieren uno. 

"Para el sector privado, si una empresa sólo ve la tasa de desempleo de 3.5% pensará que no hay trabajadores disponibles y tendrá que buscarlos en otras compañías ofreciéndoles un mayor salario para atraerlos, cuando en realidad existen personas dispuestas a trabajar más o a emplearse. Y para el sector público, con la tasa de desempleo baja pensarían que estamos en pleno empleo y que tendremos presiones salariales v por tanto inflacionarias, además de que se descuidarían en el fomento al empleo, cuando en realidad no debe ser así", explicó a Excélsior el economista Jonathan Heath. 

INFORMALIDAD El Inegi también mostró que la tasa de informalidad laboral (los que trabajan en negocios no registrados y/o sin seguridad social) cerró el tercer trimestre de 2018 en 56.798 de los ocupados, desde 59.8% a inicios del actual gobierno. 

Esto se presentó pese a que el número de trabajadores informales aumentó en un millón 179 mil personas en dicho periodo, situación que obedeció a que el formal creció a mayor velocidad que el informal, puesto que el primero creció a una tasa promedio anual de 2.8% y el segundo lo hizo en 0.7% promedio. 

Por tipo de trabajador, la tasa de informalidad laboral se redujo más al interior de los trabajadores asalariados y subordinados, al pasar de 47.2%) de sus ocupados a44.9% entre el tercer trimestre de 2012 y el mismo periodo de este año. 

Al interior de los trabajadores independientes, que incluye a los empleadores y a los trabajadores por cuenta propia, la tasa de informalidad pasó de 80.3 a 78.6% de sus ocupados. 

Por su parte, el número de personas no remuneradas, que por definición todas son informales, pasó de 3 millones 123 mil 861 personas a 2 millones 548 mil 487 en el lapso descrito. /El Excélsior

también te puede interesar