El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Reforma laboral traerá cambios importantes pero no tendrá impacto en la informalidad

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

La informalidad es un pendiente en México. La reforma laboral que promueve el gobierno federal y los acuerdos internacionales que ha ratificado nuestro país consideran puntos importantes como la conciliación entre patrón y empleado antes de llegar a la demanda o el derecho del trabajador a elegir sindicalizarse o no. Pero estas mejoras no aplican para ese sector informal, explicó María Ascensión Morales, profesora del Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México durante el foro Justicia Laboral y Seguridad Social del foro Justicia en Construcción, organizado por El Economista y V Lex.

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro que implementará el actual gobierno federal ayudará a reducir la informalidad en el país porque los jóvenes que se capacitarán en las empresas tendrán la oportunidad de tener un empleo formal, comentó Álvaro Altamirano, miembro de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

El programa también tendrá beneficios para las empresas si lo ven como una oportunidad de capacitar recurso humano difícil de conseguir. “A las empresas les corresponde tener personal capacitado que entienda el concepto del becario. A estos jóvenes hay que darles la oportunidad de aprender”, dijo Eduardo Ocampo, responsable Jurídico Contencioso del Corporativo del Grupo Bal, que aglutina a empresas como Peñoles y Palacio de Hierro.  

El incremento del salario mínimo en México es necesario. El aumento beneficiará a los patrones porque los empleados tendrán más poder adquisitivo, puntualizó Jorge de Presno, socio de la firma Basham, Ringe y Correa.   

En México las industrias que son competitivas en producción a nivel internacional también tienen que ser competitivas en materia salarial, agregó de Presno.

La distribución de la riqueza es una responsabilidad social pendiente en México. Sólo con el incremento del salario mínimo se logrará tener mejores empleos, enfatizó Altamirano.

“México no practica una adecuada negociación colectiva y tampoco una adecuada libertad de sindicalización”, dijo Jorge de Presno.

Los contratos de protección son usados por algunas empresas en México para evitar emplazamientos a huelga que pueden servir para extorsionar a los patrones. Sin embargo, las organizaciones han abusado de esta figura. La reforma a la Ley Federal del Trabajo que impulsa el gobierno de Andrés Manuel López Obrador pretende atacar los contratos de protección, comentó Eduardo Ocampo.

La búsqueda de conciliación entre patrón y empleado antes de llegar a la demanda, es un punto bueno de la reforma laboral. Sin embargo, implementar este nuevo sistema de justicia laboral llevará tiempo porque México no tiene la infraestructura ni el capital humano capacitado, coincidieron los especialistas./El Economista

también te puede interesar