El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Linchamiento a la Corte no es sano

Por: Redacción/El Pulso Laboral

El linchamiento mediático a los que han sido sometidos los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación durante los últimos días, luego de aprobarse la ley de salarios máximos de los servidores públicos, no es sano para la sociedad mexicana, aseveró el abogado Guillermo Arroyo Cruz. 

Al participar en el pánel Los retos del Poder Judicial, organizado en las instalaciones de El Economista en alianza con VLex, el exsecretario del ayuntamiento de Cuernavaca dijo que esa discusión está rompiendo inercias y paradigmas porque está desacralizando el tema, pero en lo que no está de acuerdo es con el linchamiento del que están siendo objetos los ministros. 

Lo que está a discusión en el escenario público en estos momentos no es si la Corte hace bien o no su trabajo; si emite bien y en tiempo y forma sus sentencias; el tema del linchamiento es si los ministros ganan tal cantidad de dinero, expuso. 

Sin embargo, dijo que ha habido muchos abusos en contra del pueblo de México. En ese sentido destacó que los ministros tienen derecho a un salario digno, bien remunerado porque el trabajo que hacen es extraordinario, pero no es responsabilidad del pueblo pagarles la telefonía celular, la gasolina o el servicio doméstico. 

Ese tipo de excesos son los que ya no estánpermitidos en el México moderno y no los pueden seguir pagando los mexicanos porque entonces vamos a tener un país en quiebra, añadió. 

En opinión del abogado, así como el presidente Andrés Manuel López Obrador ha puesto sobre la mesa los grandes temas de la economía nacional, que así se ponga a discusión el asunto de los ingresos de los empleados del Poder Judicial. 

De no hacerse así lo que ocurre es que hay declaraciones que dejan mucho que desear como las del senador Félix Salgado Macedonio quien dijo que si los ministros no se alinean, que los corran. 

Arroyo Cruz reiteró que el Poder Judicial debe operar con autonomía, técnica y financiera, pero en esa autonomía no va implícita la no rendición de cuentas. 

Los ministros tienen derecho a un salario digno, bien remunerado porque el trabajo que hacen es extraordinario". /El Economista

también te puede interesar