El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Acusa CTM autoritarismo

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Al frente de la CTM, el senador priista Carlos Aceves del Olmo asegura que la máxima central obrera sobrevivirá a la Cuarta Transformación a pesar de que Morena y la Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, acusa, pretenden apoderarse del movimiento sindical.

"Nos podemos aguantar, casi a todo", sostiene el patriarca cetemista, quien reconoce en el Presidente Andrés Manuel López Obrador a un líder con la inteligencia y prudencia necesarias como para evitar que el país se le vaya de las manos.

En un ambiente marcado por la irrupción de centrales obreras morenistas que proclaman un nuevo sindicalismo, el senador afirma en entrevista que la CTM no le tiene miedo al voto directo de sus agremiados y que jamás se incorporaría a la nueva central en manos del senador morenista Napoleón Gómez Urrutia.

El temor al convenio 98 ¿No deriva del hecho de que ahora los trabajadores estarán en libertad para afiliarse o no a un sindicato, elegir por la vía secreta directa y universal a sus dirigencias. ¿No es eso lo que le pone nervioso?

No, de ninguna manera. Porque todas nuestras organizaciones, por lo menos desde los años que yo llevo en la CTM -que ya son muchos, 40-, siempre nos proponían algunos para que fueran al comité a revisar el contrato colectivo. A mí me tocó ir -trabajaba yo en Ford Motor Company-, no exactamente como dicen ellos, la libertad, como si lleváramos a los trabajadores con un cuchillo en el estómago: 'firmas aquí. Si no, no entras a trabajar.'

Me parece que eso es un desprecio para los trabajadores que ya tienen la información, que tienen teléfono celular, porque saben que hay libertad.

¿Pero no acaba esto con el corporativismo que de algún modo representa la CTM?

El corporativismo depende del color con que se mire: si la CTM ha sido corporativista desde 1936, o si así la califican, pues yo estoy encantado de estar en la CTM con un corporativismo como el que aquí se ha vivido.

¿Por qué?

Porque se trabaja intensamente en buscar tener más agremiados, en atender a los agremiados, y buscar las mejores para salario y que la gente esté bien.

Pero lo califican de charros...

Sí, eso es porque había un dirigente de los ferrocarrileros (...) al que le decían El Charro.

Pero duran una eternidad al frente de la Confederación o de los sindicatos.

Nosotros no tenemos una estancia, en ningún cargo en esta central, más que lo que marca el calendario. El Comité Nacional es electo por seis años.

Y no le teme usted a la competencia que puedan ahora desplegar algunas otras organizaciones?

No. Si juegan limpio, no. Porque lo que no acepto es que quieran quitarnos empresas que nosotros tenemos y no buscar mejor a los que no están sindicalizados y formar sus sindicatos. Lo único que han logrado es tocar un poco a Querétaro: allí había un líder cetemista que de todas maneras nosotros lo íbamos a expulsar. Pero eso no nos va a amarrar para que nosotros planteemos regresar esos sindicatos.

Dice que la CTM ha sobrevivido 83 años y tres transiciones. Que su poder viene de abajo para arriba no de arriba para abajo. ¿Van a sobrevivir a Andrés Manuel López Obrador?

Sí, desde luego que sí. Tengo una buena relación con él. Me entiende las cosas en las que yo les digo cómo vamos. Ha tenido muchas deferencias al invitarme a Palacio Nacional y yo no he visto que inviten a otros líderes, ni a Napoleón ni a Pedro Haces. Yo no soy de Morena. Yo soy enfermizamente priista. Pero hay cosas que el PRI tuvo la culpa, pues de que nos hayan ganado con tanta diferencia, y que estaban muy recientes para cuando las elecciones se hicieron.

El grupo de Gobernadores pillos que saquearon a sus estados, que no tiene nombre que hayan puesto agua en lugar de medicamento para atender a niños de cáncer, que se compraron grandes mansiones, ranchos, eso no lo podemos ocultar y perdimos. La gente tuvo razón en darnos la espalda por esos hechos y otros.

¿Cuáles hechos?

A veces no se tuvo tanto contacto con la militancia y creo que si las elecciones hubieran sido diez meses antes las habríamos ganado con el candidato que llevábamos, José Antonio Meade, pero tres meses no fueron suficientes.

¿Y usted está de acuerdo con que se vayan a la elección interna delpróximoo dirigente del PRI?

Por voto directo y secreto, absolutamente.

¿La CTM no le tiene miedo a la democracia sindical ni a la partidista?

De ninguna manera. Nosotros creamos el Instituto de Capacitación para los jóvenes trabajadores para que vayan más preparados cuando entren a las plantas. No se puede hacer una elección cuando todavía no hay trabajadores, porque nosotros firmamos los contratos colectivos, vemos el tabulador que ofrecen, contrastamos con otras empresas del mismo nivel y lo ajustamos a eso, y si lo aceptan, lo firmamos y lo depositamos en la Junta. Pero ahora la Junta exige que vaya el 30 por ciento de los trabajadores a firmar. Y le van a preguntar: ¿Está a gusto con este sindicato? Hay otros ¿eh? Eso me parece que no es democracia, eso es totalitarismo.

Diría usted que en la nueva política laboral están impulsado el totalitarismo?

Sí, desde luego, porque ellos quisieran manejar a todo el movimiento obrero nacional.

Ellos ¿quiénes?

Los sindicatos que pertenecen a Morena, la Secretaria del Trabajo y los asesores que tiene para ese tema.

 ¿La Secretaria Luisa Alcalde?

Yo me llevo bien con ella: fuimos diputados juntos. Pero me ha dicho 'ya no digan de mi papá, pues si la Secretaria soy yo'. Pero siendo asesor, vemos claramente su intervención en asuntos que trataron hace 40 años cuando quisieron tener todo el movimiento obrero.

Yo le diría que no hay una lucha encarnizada en este momento en el sindicalismo.

Usted diría que la CTM sobrevive a la Cuarta Transformación?

Creo que sí, porque México empieza con eme de magia y algo tiene de mágico México. Nos podemos aguantar, casi a todo. Lo que no me gusta, porque siendo Gobierno, no hicimos ese tipo de cosas. Hemos tenido tres transiciones. Las dos primeras fueron inocuas. Actualmente hay una que está dirigida por un líder que se ha preparado y creo que tiene la prudencia y la inteligencia para ver que, por tomar algunas decisiones, se le vaya ir el país de las manos. Cosa que no nos gustaría.

¿Pero ve ese riesgo?

No veo ese riesgo: veo lo que están haciendo, los funcionarios son muy nuevos, creo que esto va a madurar. Nosotros no vamos a ser la organización que huye. Nosotros vamos de frente.

Me está diciendo que tiene la fuerza suficiente para resistir al enemigo

Sí. Yo no lo considero mi enemigo. Pero creo que podemos hacerlo. //Reforma 

 

también te puede interesar