El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Movimiento obrero dividido y peleado el Día del Trabajo

Por: Redacción/El Pulso Laboral

A pesar de que Andrés Manuel López Obrador ocupa ya de manera permanente Palacio Nacional, la voz de los trabajadores agrupados a diversas centrales obreras no será escuchada una vez más y las demandas de mejores salarios, así como la defensa de sus derechos laborales consagrados en la Ley Federal del Trabajo pasarán sin pena ni gloria.

La Plaza de la Constitución será ocupada por diversos contingentes de trabajadores que, como lo indica la tradición, llevarán pancartas de protesta por el aumento de precios, fin a la carestía, más empleo, educación y vivienda para sus familias.

Poco o casi nada le queda al Congreso del Trabajo, a la Unión Nacional de Trabajadores, a la Nueva Central Obrera y mucho menos a la organización que representa Napoleón Gómez Urrutia para conmemorar a los Mártires de Chicago y Río Blanco.

El movimiento obrero organizado en el país llega dividido, confrontado y sin orientación ante los constantes cambios que se le ha hecho a la Ley Federal del Trabajo, sobre todo desde finales del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa hasta las reformas de 2017 de Enrique Peña Nieto, y ahora la de 2019 de Andrés Manuel López Obrador.

Cada uno de los diferentes gobiernos en turno quisieron dejar su huella en el Artículo 123 Constitucional, sin importarles los daños a los trabajadores y con la complacencia de líderes sindicales.

Carlos Galindo, secretario de Relaciones del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), afirmó a Notimex que mañana será un día triste la celebración del Día del Trabajo, pues “debido a nuestras discrepancias, envidias y odios, no nos hemos podido unir y conformar un frente que realmente defienda los intereses de la clase obrera mexicana”.

El Congreso del Trabajo, con la CTM, CROC, CROM, Ferrocarrileros, COR, CTC, FSTSE y el SNTE marcharán juntos una vez más, luego de que por seis años, se reunieron en petit comité en la residencia oficial de Los Pinos con el presidente Enrique Peña Nieto, como lo hicieron también en su momento con los panistas Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox Quesada.

Pero antes de este encuentro se reunían, como ahora lo harán, en la Plaza de la Constitución a partir de las 9:00 horas, con un mitin y en donde habrá tres oradores, Carlos Aceves del Olmo, Reyes Soberanes y uno más aún por definir. Luego, a las 11:00 horas el contingente de la Unión Nacional de Trabajadores saldrá caminando del Eje Central hacia el Zócalo, por las calles Tacuba, Cinco de Mayo y Madero.

La caravana estará encabezada por el Sindicato de Telefonistas, el STUNAM, la Nueva Central Obrera, el Sindicato Minero que encabeza Napoleón Gómez Urrutia, por la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores, Sobrecargos, organizaciones campesinas, disidencia de jubilados del sindicato ferrocarrilero y del SITUAM, entre otros.

El Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social realizará una marcha que partirá del Centro Médico Nacional Siglo XXI a las oficinas centrales del IMSS.

Se espera que el presidente Andrés Manuel López Obrador tenga un encuentro con dirigentes sindicales en Palacio Nacional alrededor del mediodía.

El representante del STUNAM apuntó que por diversas circunstancias nunca se logra la unidad del movimiento obrero en el país. Cada gobierno tiene su central preferida y en osta ocasión no será la excepción y eso se verá próximamente.

A su parecer, la reforma laboral aprobada en fast-track por el Congreso de la Unión demuestra la prisa que tenía este gobierno para firmar antes de que concluya este año el Tratado Comercial México-Estados Unidos y Canadá, donde nuevamente los trabajadores mexicanos nos quedamos a la saga en materia salarial.

Es cierto, dijo, que hubo avances en materia de transparencia y democracia sindical, pero eso ya se venía dando desde hace mucho tiempo.

El problema radica, precisó, en terminar con el rezago que hay en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y ver si realmente hay autonomía de las autoridades judiciales con el nuevo mecanismo que se acaba de crear.

A pesar de que dicen que no hay topes salariales en el país, expuso, en la práctica existen y se ve con la huelga del SITUAM y de otras organizaciones sindicales en donde 3.35 por ciento es la barrera que han impuesto las autoridades laborales y hacendarias, para que la inflación no se les dispare.

El presidente del Congreso del Trabajo, Carlos Aceves del Olmo, afirmó que a pesar de que hay un nuevo gobierno, los trabajadores deben mostrar fortaleza y unidad.

Advirtió que no permitirán que pretendan dividirlos o en su caso quitarles la titularidad de los contratos colectivos de trabajo, ya que ello iría en contra de la productividad y la generación de más empleo, así como de inversiones en el país. /Notimex

también te puede interesar