El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Sólo 20% de los trabajadores en México tiene acceso a capacitación

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Mientras la revolución digital exige a los trabajadores desarrollar nuevas competencias para transitar hacia el futuro del empleo, sólo 20% de la población ocupada en México tiene posibilidad de capacitación laboral, el resto tendrá dificultades para responder a las nuevas demandas del mercado laboral, detalló Omar Estefan, encargado del despacho de la Subsecretaría de Previsión Social, de la Secretaría del Trabajo (STPS).

El participar en la inauguración del foro El futuro del trabajo es ahora, convocado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el funcionario planteó que el desafío de la capacitación laboral es grande y la realidad que se vive en el país es que la mitad de los patrones prefiere contratar a nuevos colaboradores antes que invertir en la capacitación de sus empleados.

En el encuentro, Paolo Falco, director de empleo y asuntos sociales de la OCDE, subrayó que la capacitación es uno de los principales desafíos para México.

Para solucionar este problema, así como el de la informalidad en el mercado laboral, se necesitan más recursos públicos, subrayó Falco, y estos se pueden obtener con la ampliación de la base fiscal, es decir, aumentando los impuestos, indicó.

El riesgo de no atender esta situación a la brevedad es que se estarán generando “tensiones sociales”. El gasto es fundamental, pues esto se podría agravar en las próximas décadas, insistió.

El especialista recordó que de acuerdo con el estudio El futuro del trabajo de la OCDE, 14% los empleos en este país podrían desaparecer debido a la automatización. Sin embargo, Omar Estefan fue más allá y citó datos del Banco de México: en la agricultura 97% de los empleos están en riesgo; en la construcción, 84% y, en la manufactura, 85 por ciento.

Los robots no nos suplantarán
En entrevista con los medios, Paolo Falco, experto de la OCDE sobre el futuro del trabajo, señaló que uno de los desafíos para México es que crear un sistema de aprendizaje para ayudar a los trabajadores, cuyo trabajo está siendo desplazado por la tecnología, a transitar hacia otro empleo.

Por ejemplo, según el estudio, el cual llevó dos años de investigación, México tiene el nivel de manufactura más alto de la OCDE. Ésta una de las industrias en la que los avances tecnológicos están impactando más los empleos y en el país representa el 16% del total de los empleos del país.

Pese a las malas noticias, el economista ponderó la situación. Creer que los robots suplantarán todos o la mayoría de los trabajos “es una preocupación exagerada. El desempleo tecnológico es algo desproporcional”, aseveró. Pero enfatizó que esto sí traerá muchos cambios, por eso es urgente prevenir y preparar al personal.

A nivel global, hay un incremento de 25% de trabajos que necesitan altas habilidades, según el reporte de la OCDE. Del otro lado, seis de cada 10 empleados no saben usar una computadora. “El mundo va hacia un alto nivel y tenemos a trabajadores en estado precario”, señaló.

Otro problema con la capacitación es que quienes la toman, ya tienen desarrolladas varias habilidades, y aquéllos que las necesitan son quienes menos se están formando, lamentó Paolo Falco. Esto está trayendo como consecuencia una disparidad “muy fuerte en el mercado laboral”, pues en México han aumentado los trabajos de bajo nivel, donde no se requieren grandes habilidades, pero tampoco pagan mucho.

Economía informal, en riesgo de seguir creciendo
La informalidad del mercado laboral en el país, que alcanza a 30 millones de personas, tiene riesgos de incrementarse con las nuevas formas de trabajo, como son el autoempleo o la el empleo parcial, sobre todo porque este capital humano no cuenta con seguridad social y no hay negociación colectiva de por medio.

Paolo Falco explicó que “el 57% de los trabajadores son informales por definición, ellos no están cubiertos por la seguridad social, entonces en el momento de esos cambios, esos desafíos y esas transiciones llegan. Los formales, por su parte, están tocados por un cambio tecnológico, y es lo mismo, porque pueden perder su trabajo sean formales o informales”.

De ahí que el gran tema es cómo reducir la informalidad, y para ello se deben revisar las leyes laborales, “tal vez la formalización cuesta demasiado, tal vez no tienen interés los informales en formalizarse, no van a perder su ingreso, pues es demasiado fuerte el impuesto laboral, aún no hay suficientes ventajas para atraer a los informales, ¿qué gano al formalizarme? La gente ni sabe cuáles son las ventajas de tener una cobertura formal”.

Entonces, agregó, el gran tema es el de la informalidad en México, “aún más importante en el futuro del trabajo, porque si vamos hacia un mundo donde más gente va a tener trabajos precarios, menos estables, freelance, autónomos, temporales, podríamos tener de hecho aún más gente que serían informales, porque esos trabajos tienen más propensión a ser informales, entonces el tema es: ¿cómo se puede reducir la informalidad en México?”, destacó. //El Economista

 

también te puede interesar