El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Piden creatividad para salvar empleo

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Ante el creciente peligro de una mayor pérdida de empleos por la inactividad que está causando el coronavirus, especialistas laborales plantean acuerdos entre empresas y trabajadores que les den viabilidad a ambas partes.

"Hay que llegar a arreglos privados entre patrones y trabajadores, o con sus sindicatos, en el caso de las actividades que pudieran parar y que no son susceptibles de laborar en el esquema de trabajo en casa que se conoce como 'home office'", planteó Antonio Guerra Gómez, especialista del despacho Guerra Gómez Abogados.

"La contingencia aún no ha sido decretada por la autoridad sanitaria, pero cuando lo haga, los trabajadores, sin importar el monto de su salario, percibirían sólo un salario mínimo diario por 30 días, mientras que las empresas tendrían un flujo menor (por sus menores ventas) para enfrentar costos laborales", advirtió.

Una alternativa ante la caída de la actividad, sostuvo, es promover en la Junta de Conciliación "un paro técnico", el cual establece cambios en la relación laboral en cuanto a jornadas y pagos, aunque expuso que esta opción es difícil de implementar en pequeñas y medianas empresas.

Ante esto, apuntó Guerra Gómez, una empresa puede negociar con el trabajador o con el sindicato un esquema como "traje a la medida" que evite llegar a suspender las relaciones laborales.

"Una compañía podría negociar con sus trabajadores pagarles la mitad del salario para evitar el despido, pues aunque la ley marca que no se puede reducir el salario, sería una negociación privada que daría oxígeno al empleador y dar una luz al mercado frente a un oscuro panorama", señaló.

En Nuevo León, refirió, ya hay ejemplos de empresas que han aplicado estos convenios.

Un caso es Metalsa, la cual implementó una serie de acciones temporales para preservar su plantilla laboral ante la caída de los mercados.

Leopoldo Cedillo Villarreal, director general de esta fabricante de chasises y otras estructuras para automotores, detalló que en México han reducido la jornada laboral semanal de sus empleados administrativos de lunes a jueves, a sólo cuatro días, con la respectiva baja proporcional a sus salarios.

"Y en el caso de los operarios, se están yendo a sus casas con su sueldo íntegro y prestaciones", señaló.

Explicó que el tiempo que gocen estos trabajadores en sus casas sin laborar, pero recibiendo sus pagos, luego se contabilizará eventualmente en un "banco de horas" que sería usado cuando vuelvan y trabajen horas extras.

"Estamos conscientes de que estas decisiones son difíciles, pero hemos concluido que lo fundamental es preservar los empleos y reducir al máximo el impacto económico en todos quienes forman parte de la familia Metalsa.

"En este sentido, hemos privilegiado proteger a quienes colaboran en las plazas operativas, que por su naturaleza son las más vulnerables", destacó.//Reforma

también te puede interesar