El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mundo Laboral

Prevén la destrucción de 174,000 empleos por el coronavirus en México

Por: Redacción/El Pulso Laboral

El 2020 y el coronavirus podrían dejar un amargo sabor para la conservación del empleo en el país.

Los analistas consultados por el Banco de México (Banxico) prevén que este año podría dejar una pérdida de 174,000 plazas formales derivado del menor dinamismo de la economía.

El pronóstico de marzo no es nada alentador en comparación con el de febrero, cuando los analistas previeron la creación de 430,000 empleos a lo largo del año. Ahora, la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado muestra una proyección de destrucción de puestos de trabajo y, al mismo tiempo, un nivel de desempleo de 4.78% de la Población Económicamente Activa para el cierre del 2020.

De acuerdo con los especialistas consultados por Banxico, el Producto Interno Bruto (PIB) de México tendría este año un decrecimiento de -3.99%, la primera proyección negativa desde la crisis financiera mundial del 2009, derivado de factores como la debilidad del mercado externo y la economía mundial, la incertidumbre por la situación económica interna y la incertidumbre por la política interna.

Para Carlos Ramírez Fuentes, la encuesta de Banxico confirma que el problema de la economía externa, principalmente generada por el coronavirus, traerá consecuencias “muy serias” para la actividad económica y, por tanto, en el empleo.

“Eso es natural, hay una elasticidad del empleo con el crecimiento. Es decir, el crecimiento hasta todo el sexenio pasado, por ejemplo, fue un tema muy debatido ¿Por qué si la economía crecía al 2%, el empleo estaba creciendo en el orden del 4%? Bueno, pues ocurre lo mismo, pero al revés, cuando la economía cae hay un factor de elasticidad y eso es lo que se está reflejando en esta encuesta”, explica a El Economista el director de Desarrollo de Negocios de Integralia Consultores.

Sin embargo, el especialista opina que el problema para el mercado laboral no sólo será la pérdida de los 174,000 empleos, también hay que considerar los puestos de trabajo que no se generarán. Por ejemplo, en los últimos años se generaban entre 600,000 y 700,000 anuales.

“El dato correcto es la creación normal de empleos en una economía que crecía entre 2 y 2.5%, reitero, se iba en el orden de los 600,000 y 700,000 empleos al año y aparte 200,000 menos. Entonces, esta crisis nos va a costar 800,000 empleos menos, ésa es la cifra correcta, no sólo la pérdida de 174,000 plazas, los que no se van a generar más los que se van a perder”, acota el también expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Pronóstico moderado

Por su parte, José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), considera que la estimación de los analistas de Banxico aún es modesta, porque no contempla el freno de la actividad económica en algunos sectores a causa del coronavirus.

“Durante abril, parar la actividad económica como se ha planteado en los últimos dos días, que no está reflejado en la encuesta, probablemente va a acabar implicando que la pérdida pueda ser mayor”, dice de la Cruz.

La expectativa de los analistas demuestra que el horizonte es poco favorable para la generación y conservación de empleo ante el impacto económico del coronavirus. A pesar de ello, es probable que el pronóstico se torne más complicado en el siguiente mes. “Porque ya se va a ver con mayor claridad el efecto de las medidas de contención que se van a aplicar y también se tendrán más números sobre los problemas económicos en Estados Unidos y México”, puntualiza el director general del IDIC.

Se puede revertir

Carlos Ramírez afirma que el empleo formal se encuentra en un estado vulnerable porque las empresas no están recibiendo ningún estímulo ni apoyo por parte del fisco que les permita amortizar el impacto negativo en su flujo de ingresos provocado por el coronavirus.

“Están en riesgo muchos puestos de trabajo, sobre todo en las empresas pequeñas y medianas que no van a tener forma de soportar mucho esta situación, y más sin ningún tipo de apoyo por parte del gobierno. Lo que necesitamos es garantizar la liquidez de las empresas para que no se vuelva un problema de solvencia, si se vuelve un problema de solvencia van a quebrar y van a correr a todo el personal”, comenta Ramírez Fuentes.

El expresidente de la Consar asegura que la tendencia de la pérdida de empleo se puede revertir si se logra garantizar la liquidez de las empresas y una de las vías es posponer el pago de impuestos -no condonar- que les permita enfrentar el choque. “Porque de lo contrario lo que va a ocurrir es que cierran las empresas y hay menos impuestos, no se logra ni uno ni otro, se va a caer la recaudación, eso es innegable”, explica.

José Luis de la Cruz, por su parte, percibe un escenario más complejo para revertir la tendencia y evitar la pérdida de empleo. “Me parece que va a ser complicado que se revierta porque eso implicaría una reactivación económica rápida de México”, dice el especialista.

El director general del IDIC explica que la reactivación económica no es algo que se vea sencillo, porque hasta el momento no hay un plan contingente que lo permita. Además, la reactivación también dependerá de lo que ocurra en Estados Unidos, donde también hay un problema importante.

“Me parece que, si esto se prolonga más allá de abril, va a ser muy complicado que se reactive el empleo porque eso implicaría reactivar la inversión y de momento, en este trance, en el mejor de los casos muchas empresas van a salir sin dinero”, reflexiona de la Cruz.

El especialista opina que, para reactivar la economía, el gobierno necesita crear acuerdos con el sector privado, porque el recurso público no será suficiente; devolver el IVA que ya acreditaron las empresas; que los gobiernos cumplan con el pago oportuno a los proveedores e implementar un programa emergente de reactivación de infraestructura.

El coronavirus, advierte, tendrá un impacto fuerte en el empleo porque México lo recibió con una economía enferma, con 16 meses de caída.//Factor Humano

también te puede interesar