El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mundo Laboral

Por T-MEC, se atenderá de fondo problema de trabajo infantil: Alcalde

Por: El Financiero

La titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde, aseguró que se atenderá de fondo el problema del trabajo infantil en el sector agrícola en el contexto de la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Agregó que el gobierno realizará diversas acciones de política social para erradicarlo y no solo se llegará a los campos agrícolas con “el garrote”.

Al participar en la 10ª conferencia (virtual) del ciclo Autosuficiencia Alimentaria e Innovación Tecnológica, con el tema “Jornaler@s Agrícolas en Medio del COVID-19; ¿Cómo prevenir y atender a esta población vulnerable?”, afirmó que la STPS lleva a cabo una integración de acciones para erradicar el trabajo infantil y detectar las migraciones de familias campesinas.

Señaló que en el marco del T-MEC se realizarán acciones para identificar a las familias jornaleras que migran con niños y niñas a los campos agrícolas donde muchas veces carecen de infraestructura educativa y de salud, asimismo, se buscará integrar a los menores a programas de bienestar como son las becas para estudiantes pobres y que estas sean un incentivo real para que los niños no tengan que trabajar y apoyar en el sustento familiar.

“Esto ha traído esta preocupación y necesidad de atender de fondo el problema de trabajo infantil, no solamente es prohibirlo, y hacer inspecciones y llegar con el garrote, sino atender la problemática de pobreza y de falta de infraestructura necesaria para que las familias que migran encuentren la posibilidad de que los niños sigan estudiando”, sostuvo.

La funcionaria dijo que si bien entró en vigor el T-MEC, “no se trata de la inversión por la inversión, ya que en el tratado un tema fundamental es el laboral y si se quiere inversión, sí se abren las puertas para poder crecer y desarrollarnos, hay que ir de la mano de la protección de derechos laborales”.

Es de mencionar que el sector privado alertó en días recientes por posibles quejas de Estados Unidos en materia laboral en contra de México, específicamente en cuanto a trabajo infantil y forzado, ya que es un “tema de mayor riesgo en las próximas semanas” dentro del T-MEC.

La Red de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas (RJJA) y Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan” alertaron sobre los riesgos que enfrenta la población jornalera en México y la carencia de información de registros que ayude a implementar políticas en beneficio de los trabajadores y sus familias.

La coordinadora general de la RJJA, Isabel Margarita Nemecio, comentó que muchos jornaleros se mueven por su cuenta a los campos agrícolas, lo que limita cualquier medida de observación, guías de vigilancia y seguimiento, por lo que hay rutas que siguen los jornaleros en el territorio nacional que no están plenamente identificadas.

Por ejemplo -agregó- en el contexto de la pandemia del COVID-19, “se sabe de casos de jornaleros que pernoctan en bodegas en condiciones de hacinamiento, hay brotes del virus que se han dado en albergues, no hay medidas de higiene”.

Por su parte, el director del Centro “Tlachinollan”, Abel Barrera, expresó preocupación porque no existen registros de puntos de salida y llegada de jornaleros, lo cual impide un seguimiento de rutas de esta población en territorio nacional y añadió que hay también ausencia en registros de empresas que los transportan.

“Hay un problema fuerte de que no se tienen atendidos los puntos de salida de jornaleros, pienso en puntos de Guerrero como son los municipios de Ometepec, Chilapa y Tlapa, esos puntos de salida funcionaban cuando existía un programa de jornaleros agrícolas, pero ya no funcionan y esos puntos no los atienden ni los gobiernos federal, estatales y municipales”, advirtió.

Barrera refirió que se han ubicado más de 30 campos en Chihuahua a donde llegan los jornaleros, tan solo en mayo y junio migraron 5 mil 339 jornaleros y jornaleras guerrerenses, en su mayoría se trata de indígenas mixtecas que no cuentan con estudios y con un rango de edad que va de los 10 a los 40 años.

“Se van a Chihuahua, pero no hay monitoreo, ni registros, ni atención del gobierno, y esto es grave porque tampoco hay un registro de las mismas empresas transportistas, si muere una persona no sabemos nada de esa empresa que lo transportó. La gente migra o muere porque no habrá de otra para comer, con sueldos de hambre está muy difícil”, enfatizó.

De acuerdo con datos proporcionados por la STPS y de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), en el primer trimestre de 2020 se registran 3 millones 107 mil 910 personas ocupadas subordinadas y remuneradas en el sector primario, de las cuales, 86 por ciento tiene un trabajo informal, es decir, sin acceso a seguridad social.

El subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de Sader, Víctor Suárez, dijo que hablar de jornaleros agrícolas es referirse a alrededor de 2.2 millones de personas que junto con sus familias suman una población de 5.8 millones de personas.

Añadió que una cuarta parte de los jornaleros y jornaleras agrícolas son originarios de pueblos indígenas, de hecho, el 30 por ciento de los jornaleros son migrantes que salen de sus pueblos de origen para migrar y trabajar en cultivos y cosechas de alimentos para exportación.

Mencionó que, de acuerdo con cifras del Colegio de la Frontera Norte, más de 200 mil jornaleros trabajan en estados del norte del país y 80 por ciento están en el noroeste en estados como Sinaloa, Sonora, Baja California y Baja California Sur.///El Financiero

también te puede interesar