El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mundo Laboral

Discusión de la regulación laboral en plataformas digitales llegará al Senado

Por: Factor Capital Humano

La pandemia evidenció muchos temas laborales que se deben legislar en nuestro país para garantizar el trabajo decente. Uno de ellos es la falta de regulación del empleo en las plataformas digitales, trabajos colaborativos que dejan desprotegidas a las personas.

Una de las discusiones pendientes en el Senado, y que se debe retomar pronto, es el paquete de reformas a la legislación para regular esta modalidad de trabajo y garantizar que esta fuerza laboral tenga protección social, dijo la senadora Patricia Mercado, secretaria de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Senadores.

En entrevista, la legisladora de Movimiento Ciudadano (MC) resaltó que durante muchos años el Estado dejó que la política laboral se decidiera por el propio sector productivo. Esta falta de intervención, combinada con la transformación de los negocios, fue el terreno que permitió a las empresas desligarse de las responsabilidades patronales a través de esquemas como el trabajo colaborativo.

“Este Congreso es uno muy comprometido con la agenda laboral. Muy comprometido con las y los trabajadores y lo hemos mostrado, han habido reformas muy unánimes en este sentido y yo creo que podemos avanzar en eso, ya hay propuestas”, acotó.

Por el momento, la pandemia provocó que se suspendieran las discusiones de algunos temas que ya se analizaban. Sin embargo, Patricia Mercado expuso que esta discusión no puede perderse en el Senado, porque “sería una gran omisión” e implicaría dejar a millones de trabajadores sin derechos laborales.

“Necesitamos fortalecer mucho más eso, lo que tenemos en frente y no dejar a tanta gente, sobre todo en temas como salud y seguridad en el trabajo; todos estos trabajadores de plataformas no tienen eso, no tienen esa salud, no tienen esa seguridad, ni tienen donde asistir legalmente para tenerla”, agregó.

La subordinación y las jornadas de trabajo podrían ser unas vías por las cuales sería posible regular la relación laboral en las plataformas digitales, aunque aún no hay acuerdo entre los senadores, pero sí interés por iniciar la discusión.

“Lo que veíamos venir se aceleró, llegó ya, está aquí, se va a fortalecer, es uno de los empleos que se van a desarrollar y que se van a fortalecer, pero esos empleos tienen que tener un apellido y es trabajo decente. El trabajo decente es un trabajo con derechos”, enfatizó.

Además, la senadora Mercado comentó que la seguridad social universal será otro tema que deberá entran en la agenda de discusión en el Senado. Los derechos universales serán clave para no dejar desprotegida a la fuerza laboral.

“Estos trabajadores de plataformas necesitamos que tengan un instrumento de derechos para domar su suerte, puede ser cualquier tipo de accidente, pérdida de vida en la calle y hasta el coronavirus ¿Qué hace una de estas personas si está en riesgo completamente todo el día? Si se contagian, quién les va a pagar esos 15 días, esos se los va a pagar la seguridad social y la seguridad social pues es financiada también por las empresas que contratan”, aseguró la legisladora.

La punta de la lanza

Un proyecto de reforma en el Senado se posiciona hasta el momento como la “punta de la lanza” para que la regulación de la relación laboral en plataformas digitales sea parte de la discusión de la agenda laboral del Senado.

La Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado ya cuenta con una propuesta para crear un capítulo en la Ley Federal del Trabajo para definir con claridad la relación laboral en estos casos, sin importar que las empresas califiquen como “socio” o “colaborador” a los trabajadores y, por tanto, que tengan los mismos derechos que cualquier otro empleado.

“En la actualidad, empresas como Uber, Didi, Beat y Rappi, entre otras, operan en diversas regiones y ciudades de México sin un marco normativo laboral que garantice los derechos laborales de sus “socios” conductores o repartidores. Por lo que no gozan del ejercicio pleno de sus derechos laborales como vacaciones, prima vacacional, aguinaldo, antigüedad e indemnización por despido injustificado. Esta situación no puede permanecer así”, expuso el senador Joel Padilla.

El legislador del Partido del Trabajo (PT) reconoció que las plataformas digitales han ayudado a resolver necesidades del mercado, pero cuestionó si realmente la actividad de algunas aplicaciones es economía colaborativa o una simulación para evadir las responsabilidades patronales.

“Sin lugar a duda, existe la subordinación, pues como ya se afirmó antes, los viajes son asignados directamente por la empresa sin una posibilidad real de que los socios conductores lo rechacen sin ser penalizados en el sistema. Tampoco tienen la oportunidad de fijar los precios de sus servicios y, en muchas ocasiones, de recibir pagos directamente en efectivo. En la mayoría de los casos, de hecho, las transacciones monetarias deben pasar por los sistemas de cobro de la plataforma digital, reteniendo ésta parte de los fondos {la comisión) y entregándole posteriormente al “socio conductor” el sobrante, a modo de salario”, expuso.

¿Realmente estamos ante la economía colaborativa o ante una nueva modalidad, más laxa, de relaciones contractuales de trabajo? Reflexionó Joel Padilla.

Además del control que tienen las aplicaciones sobre los pagos y las penalizaciones que puede hacer el algoritmo por rechazar una determinada cantidad de viajes, el senador también explicó que los trabajadores de las plataformas digitales deben cumplir con diversos requisitos que establece la empresa como: tiempos de espera, comportamiento con los pasajeros, índice de viajes admitidos y rechazados, entre otros.

Las palabras clave

La iniciativa de Joel Padilla tiene dos palabras clave que podrían llevar a la regulación del trabajo en plataformas digitales y garantizar los derechos laborales de los también llamados “jornaleros digitales”. La subordinación y la dependencia económica serían la puerta para adaptar la legislación actual a estas nuevas modalidades de empleo.

“También se entiende por relación de trabajo, sin importar su denominación, el trabajo que tenga como origen una plataforma digital de economía colaborativa, siempre y cuando exista subordinación y dependencia económica. Se entiende por plataforma digital de economía colaborativa como aquella interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitales, que satisface una necesidad a una o más personas”, dice la propuesta del legislador del PT.

Por otra parte, la iniciativa define a los trabajadores de la economía colaborativa o de aplicaciones digitales de prestación de servicios y entrega de bienes como personas que realizan su actividad con la intermediación de una aplicación. “Se rigen mediante un sistema de reputación, son penalizados en caso de no aceptar un trabajo en un plazo determinado y deben ajustarse a ciertas normas internas de la empresa para prestar sus servicios”, expone.

La propuesta enfatiza que estos trabajadores gozarán de todos los derechos laborales de la LFT. Eso significa que, de aprobarse, los jornaleros digitales no sólo tendrían acceso a seguridad social, aguinaldo, vacaciones y prima vacacional por parte de la aplicación, la empresa también estaría obligada a pagar reparto de utilidades.

Experiencia internacional

California es quizá el caso más reciente de un Estado que busca una forma de proteger a esos trabajadores. El año pasado, entró en vigor una ley que obliga a plataformas como Uber a contratar a conductores y repartidores como empleados.

Uber y Lyft —aplicaciones que operan en ese territorio estadounidense— no se han apegado a la legislación recién creada, por lo que California demandó a ambas empresas para apegarse a las nuevas reglas y pagar multas que ascienden a millones de dólares por incumplir con el marco legal.

La legislación de California establece que, bajo ciertas condiciones, los contratistas independientes se clasifican como empleados y quedan cubiertos por las normas de salario mínimo y otros beneficios previstos.

“California tiene reglas básicas con derechos y protección para los trabajadores y sus empleadores”, dijo el fiscal general Xavier Becerra. “Tenemos la intención de asegurarnos de que Uber y Lyft jueguen según las reglas”, agregó.

Sin embargo, las aplicaciones han preferido destinar más de 30 millones de dólares para realizar un referéndum que busque anular la ley.

La investigadora Graciela Bensusán comentó que algunos países han tenido pronunciamientos de su Poder Judicial que les han permitido tener un punto de partida para regular la relación laboral en las plataformas digitales. En otras naciones se comienzan a analizar las vías, mientras que hay territorios que ya cuentan con normas específicas para el trabajo por aplicaciones.

En su estudio Ocupaciones emergentes en la economía digital y su regulación en Méxicopublicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Bensusán detalló “que, salvo en el caso de Francia e Italia, no existen regulaciones específicas para trabajadores de plataformas en los países seleccionados, aunque están en curso diversas iniciativas (por ejemplo, en Colombia y México). Además, sólo en tres países (Reino Unido, España e Italia) encontramos que existen categorías intermedias”.

Por ejemplo, el Código del Trabajo de Francia contempla desde el 2016 la responsabilidad social de las plataformas con los trabajadores independientes con limitadas obligaciones para aquéllas, principalmente en materia de seguridad social y accidentes de trabajo.

Por otra parte, algunas regiones de Italia, como el Lazio, existen regulaciones muy específicas sobre los derechos laborales de trabajadores de plataformas, incluyendo no sólo el derecho a la salud, seguridad, capacitación y otros, sino el derecho al salario mínimo establecido en las negociaciones sectoriales por parte de los sindicatos a nivel nacional, comentó Graciela Bensusán.

En esta región de Italia, “se considera trabajador digital quien independientemente del tipo y dirección de la relación laboral, proporciona un trabajo personal a la plataforma que los organiza para ofrecer un servicio a través de ésta, quien fija las tarifas y condiciones del servicio”, agregó la investigadora.

“Autoridades administrativas, juzgadores y legisladores de todo el mundo han comenzado a regularizar esta situación. Por ello, es momento que en México comencemos a modificar esta situación para proteger los derechos laborales de las y los trabajadores de estas plataformas”, concluyó Joel Padilla.///Factor Capital Humano

también te puede interesar