El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mundo Laboral y RR.HH.

Dudan de expedita conciliación laboral

Por: Reforma

Con el arranque del nuevo sistema de justicia laboral, se inaugura una forma de resolver los conflictos entre patrones y trabajadores a través de un proceso de conciliación que deben durar como máximo 45 días.

Esto marcará una diferencia con los juicios que se llevan a cabo en las Juntas de Conciliación y Arbitraje, donde la resolución de los casos puede tardarse entre 3 y 5 años, en promedio.

La Secretaría del Trabajo ha reconocido que en el sistema actual se han dado casos de juicios interminables con una duración de 20 años.

Abogados laborales que litigan en las Juntas de Conciliación, dudan que se logre una conciliación expedita, como es el objetivo de la reforma laboral.

Diego García Saucedo, integrante de la Academia Mexicana del Derecho Procesal del Trabajo, consideró que esta fase de conciliación funcionará solamente si las partes tienen la voluntad de llegar a acuerdos, de lo contrario los juicios terminarán en los juzgados.

"La conciliación deberá tomar 45 días, pero no es obligatorio conciliar, y esto quiere decir que si solo va a ser un tramo de peaje para llegar al juzgado, muy al contrario de su supuesto objetivo que es frenar un poco los asuntos que lleguen a judicializarse, van a caer en la misma lentitud que están cayendo las juntas", comentó García Saucedo.

Afirmó que podría pasar que alguna de las partes podría negarse a conciliar y por estrategia, se espere a presentar pruebas a su favor ante los tribunales.

Por su parte, Héctor de la Cruz, abogado de la firma De la Vega & Martínez Rojas, opinó que será complicado que el nuevo modelo de conciliación funcione de manera óptima al principio, debido a que implica un cambio de mentalidad entre las partes.

"Las herramientas de las cuales se está dotando a los nuevos conciliadores suenan interesantes, va a proponer alternativas de solución, pero no solo va a depender de la autoridad, sino de los que vamos a estar ahí negociando que tengamos la buena voluntad de terminar con los asuntos lo más rápido posible", señaló.

El Centro Federal de Conciliación, sus representaciones locales y los tribunales laborales arrancarán el 18 de noviembre en 8 entidades federativas (Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, San Luis Potosí, Tabasco, Zacatecas e Hidalgo pero solo en el ámbito federal) , donde se pondrá en práctica este nuevo modelo de conciliación.

A diferencia de lo que sucede en las Juntas Locales, donde los abogados toman papel protagónico, en los centros de conciliación el trabajador que presenta una denuncia podrá exponer sus argumentos directamente, sin necesidad de contar con un litigante.

De hecho, el director del Centro Federal de Conciliación, Alfredo Domínguez Marrufo, consideró que cuando este nuevo sistema entre en funciones se terminará con "la industria del litigio".

El funcionario describió que hay abogados patronales que aconsejan alargar el caso para que los trabajadores se cansen y acepten las "migajas" que se les ofrecen. Pero también se da el caso de que las empresas reciben demandas millonarias para propiciar que los empleadores cedan ante presiones o los laudos que les quiten su patrimonio.

Cabe destacar que los patrones no podrán evadir la denuncia, ya que si no se presentan a la audiencia de conciliación recibirán una multa den entre 50 y 100 UMAS.

Si no acude el trabajador a la audiencia, el caso se archivará.

Este procedimiento busca ser un filtro para que los expedientes no lleguen a los tribunales y evitar que saturen estas instancias de casos. Esto sucede actualmente con las Juntas de Conciliación, que tienen un rezago de años en la resolución de conflictos.

"La conciliación pre judicial va a permitir que el acceso a la justicia laboral sea más expedita. (Por ejemplo) la persona que a lo mejor renunció y no le han pagado su finiquito, va a ser un muy buen filtro que va a hacer que muchos de los litigios que lleguen a juzgados laborales sean los menos posibles y que muchos de los asuntos que se pueden resolver rápidamente no terminen colapsando los tribunales que van a arrancar con cero expedientes", consideró el abogado Jorge Sales.

Explicó que los trabajadores deben acudir personalmente a la instancia conciliadora, por lo que ya no dependerán de un representante legal.

"A lo mejor estos abogados conocidos como coyotes que generan falsas expectativas en los trabajadores se les va a acabar parte de este negocio, que era un negocio recurrente de mucho volumen porque el trabajador podrá acudir solo a solicitar su conciliación", dijo Sales.

Si las partes no llegan a un arreglo, la autoridad conciliadora emitirá una constancia de no conciliación y las partes podrán ir directamente al juicio. /Reforma

también te puede interesar