El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Mamás solteras aportan más a economía de hogares

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Viernes 6 de mayo de 2016

En los hogares, la tasa de participación económica más alta se da entre las madres solteras (71.8 por ciento), divorciadas (71.7 por ciento) y separadas (68.3 por ciento), esto es que casi siete de cada 10 trabajan o buscan cómo sustentar su hogar, refirió Old Mutual.

Con base en estos números, “es evidente que las madres de este país son fundamentales para nuestra economía”, dijo el CEO de Old Mutual México, Julio Méndez, ante la cercanía de la celebración del Día de las Madres.

Ante ello, destacó la importancia de aprender a organizar los gastos para tener finanzas sanas, pues refirió que en los hogares hay gastos mensuales necesarios y prioritarios, como vivienda, alimentación, educación, salud, créditos, servicios públicos y otros compromisos inaplazables.

Sin embargo, también hay otros gastos (que se asocian más a los pequeños gustos que quieren darse), que llegan como antojos o caprichos y afectan el presupuesto evitando el ahorro, mencionó el especialista en un comunicado.

“No pretendemos decir que gastar en entretenimiento o algún antojo de vez en cuando sea malo, pero cuando estos caprichos afectan el presupuesto familiar, evitan que se ahorre o incluso que se dejen de pagar las obligaciones fijas ya hay un problema entre manos”, indicó.

Para evitar que el presupuesto mensual se afecte, el directivo de Old Mutual México aconsejó aprender a administrar, y para ello solo hay que ser consciente de que el gasto y el ahorro están de manera directa relacionados con los hábitos de compra.

“Como regla general se debe comprar lo que se necesita… y no todo lo que se quiere” dijo Méndez, quien agregó que no se debe gastar el dinero que no se tiene, sino organizar gastos de acuerdo a lo que es importante para cada familia, y siempre ahorrar algo de dinero, sin importar los ingresos.

Indicó que detrás de frases como “quiero esos zapatos”, “quiero ese celular”, “quiero ese mueble” se esconde un antojo y no una necesidad, pues en muchas ocasiones ya se tienen zapatos de sobra, el celular en perfecto funcionamiento y suficientes muebles en casa, pero el antojo por tener lo más reciente o lo más bonito nos hace pensar en gastar el dinero en estas cosas.

Méndez detalló que un antojo es algo que genera placer pero no es una necesidad, por lo que se puede vivir sin problema sin realizar esta compra.

Agregó que una necesidad es un producto o servicio que asegura el bienestar, algo que no puede ser aplazado y que su ausencia afecta en la vida cotidiana.

 

también te puede interesar