El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Detecta adicciones en empleados

Por: Adriana Rodríguez

El abuso de alcohol y de drogas es el mayor flagelo en los lugares de trabajo.

Una encuesta de Mercer, Meidinger & Hansen a directores ejecutivos y de recursos humanos de mil compañías líderes reveló que el 88 por ciento opinó que el abuso de sustancias era un "problema muy serio" y que posiblemente podía empeorar, pero solamente el 22 por ciento admitió que era un problema grave en su propia compañía.

El estudio incluyó encuestas a grandes y pequeñas empresas que reveló que entre el 6 y 15 por ciento de los empleados tenían adicción al alcohol o a las drogas. Sin embargo, los directivos se niegan a reconocer el consumo de sustancias (alcohol y drogas) en sus propias empresas.

Detectar los síntomas del abuso de sustancias es como leer el código Braille; al principio, los signos parecen impensados y sin sentido hasta que uno aprende el código.

Los indicios incluyen una conducta irregular; frecuentes e inexplicables ausencias del trabajo; cambios en los hábitos de trabajo; aumento de los accidentes relacionados con la tarea; o una caída en el rendimiento.

Los jefes pueden suponer que a una cierta edad, en determinado grupo étnico o social es más frecuente el consumo, pero en realidad, el abuso de sustancias no tiene condicionamientos.

A veces la víctima no es el empleado, sino un pariente del mismo. Un empleado que convive con un alcohólico o drogadicto también sufre, y eso repercute en su vida laboral. Esto es lo que hacen algunas compañías para hacer frente al problema.

James Burke, ex director ejecutivo de Johnson & Johnson estableció una meta a largo plazo para eliminar el abuso de sustancias (alcohol y drogas) en todo el ámbito de la empresa. Sus medidas contemplaban educación obligatoria para todo el personal, entrenamiento progresivo de los jefes, y un firme esfuerzo adicional por parte de la familia.

La filial de la compañía Commonwealth Edison en Boston, pone a prueba a sus aspirantes a empleo con respecto al uso de drogas, y proporciona información a su personal, además de tratamiento y rehabilitación. La empresa asiste a todos los empleados que soliciten ayuda pero despide inexorablemente a los que sean sorprendidos con drogas en su puesto "de trabajo.

Desde que el programa se puso en vigencia en 1982, el ausentismo ha disminuido un 25 por ciento, así como el número de accidentes de trabajo.

también te puede interesar