El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mundo Laboral y RR.HH.

Elevar salario mínimo ha probado beneficios: expertos

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Miércoles 28 de septiembre de 2016

Países como Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña o Uruguay han tomado la decisión de incrementar los salarios mínimos logrando efectos positivos, por lo que plantean experiencias que podrían ser útiles para México, quien aún se encuentra en la discusión sobre decretar un alza a dicha remuneración, que asciende actualmente a 73.04 pesos diarios. 

Así lo manifestaron especialistas en el marco de la conferencia Ínter nacional "Estado del arte del salario mínimo", que busca analizar y activar el debate, encaminado a lograr un salario mínimo suficiente para vivir. 

David Rolf, presidente de la Unión Internacional de Empleados de Servicio 775, y Annette Bernhardt, del Instituto de Investigación sobre Trabajo y Empleo de Berkeley, sostuvieron que el aumento de salarios mínimos que se ha realizado recientemente en varias ciudades de Estados Unidos no ha afectado los niveles de empleo ni la condición económica de las ;mpresas. 

Al contrario, los incrementos han beneficiado un gran número de trabajadores, sin afectar el empleo y con impactos positivos para mejorar el consumo en las ciudades donde se aplica dicho incremento, al tiempo que los costos para la industria no son altos. 

Expusieron que el salario mínimo en el vecino país del norte a nivel federal es de 9.75 (dólares) por hora, mientras que en nuestro país no llega a 4 dólares por día. Los incrementos en ciudades como Nue va York, Los Ángeles y Seattle están colocando el salario mínimo en 15 dólares por hora o más. 

Asimismo, expertos internacionales como los investigadores más prestigiados en el tema a nivel mundial, Dale Belman y Paul I. Wolfson, autores del libro ¿Qué produce el salario mínimo ?, un me tanálisis (estudio de estudios) en torno a más de 200 publicaciones académicas que ofrecen 739 casos, explicaron que no hay un impacto negativo entre el desempleo y el aumento al salario mínimo, por lo que sin temor de gobiernos y empresarios podría incrementar has ta convertirse en un salario suficiente, que dé bienestar y calidad de vida a la población. 

En su ponencia, Enrique Cárdenas, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, dijo que es un hecho la pérdida histórica del salario, por lo que debe revisarse el cálculo, pues hasta ahora no refleja aumentos en productividad; resulta incongruente con lo establecido en la Constitución y está lejos de cubrir las necesidades del trabajador. 

En ese sentido, expuso, para ajustado, se debe contemplar: los incrementos en las cuotas de la se guridad social, blindar el potencial incremento en el costo de la canas ta de bienestar y bienestar mínimo y evitar el impacto en otras negociaciones salariales fuera de los salarios mínimos. 

Cabe destacar que, de acuerdo con datos del Inegi, hay 3.5 millones de trabajadores que perciben un salario mínimo, y la mayoría de ellos se encuentra en el sector informal.

Fuente: María Pilar Martínez/El Economista

también te puede interesar