El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Inevitable, que suban precios de alimentos

Por: Redacción/El Pulso Laboral

El incremento del precio de los combustibles se traducirá en un aumento del costo de alimentos básicos y en desabasto de esos productos, coincidieron investigadores, productores y líderes transportistas.

Gerardo Noriega Altamirano, investigador de la Universidad Autónoma Chapingo, y Héctor de la Cueva, analista del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, advirtieron que el gasolinazo impactará en los precios de la canasta básica y provocará aumentos a la producción de granos básicos, como el maíz, por lo que el precio del kilogramo de tortilla puede alcanzar 14.40 pesos.

Noriega dijo que los altos precios de los insumos -cotizados en dólares- y el gasolinazo pondrán en riesgo la producción de alimentos en el medio rural. El costo del maíz, que actualmente es de 3 mil 500 pesos la tonelada, tendrá que ajustarse a 4 mil 200 para que los agricultores recuperen la inversión y obtengan una ganancia justa.

Héctor de la Cueva dijo que la canasta básica puede aumentar 30 por ciento. Por el retroceso en el poder adquisitivo de los salarios, los sindicatos tendrán que conformar un frente nacional para exigir un aumento de emergencia.

A su vez, integrantes de El Barzón, en un mitin en la Secretaría de Energía, exigieron que se suspenda el gasolinazo y se cree un programa eficiente de apoyo a los sectores agropecuario, industrial y de servicios. Además, que se asignen los recursos necesarios para que las refinerías de Pemex trabajen a toda su capacidad y suspendan todos los procesos de licitación de campos de explotación y toda transacción que signifique ceder parte de los recursos o activos de la paraestatal a la iniciativa privada.

Rafael Ortiz, presidente de la Asociación Mexicana de Organizaciones de Transportistas, indicó que el gasolinazo puede provocar desabasto de productos básicos en las principales ciudades, porque, aunque no hay tarifas oficiales en el transporte de carga, resulta imposible que el sector las aumente en la misma proporción que el gobierno elevó el precio de gasolinas y diésel, así que en lo que se ponen de acuerdo transportistas y clientes se corre el riesgo de interrumpir el traslado de verduras, granos, carne y frutas a centrales de abasto y supermercados.

"Estamos negociando. Necesitamos trasladar ese aumento o definitivamente no podemos salir a trabajar, y va a estar parado el abasto de alimentos. Pueden escasear verduras y granos, que es lo que trasladamos en 90 por ciento. No los vamos a llevar si no nos pagan lo justo por el flete, pero lo más conveniente es que el gobierno no aumente los precios de los combustibles de manera tan desproporcionada", comentó.

Explicó que los combustibles representaban 70 por ciento de los costos del transporte de carga, pero con el gasolinazo acapararán hasta 90 por ciento, por lo que resulta inviable para el sector que el 10 por ciento restante se reparta entre otras erogaciones, como el pago de casetas y refacciones, y que de ahí salgan salarios para choferes y ganancias para los dueños de los camiones.

Fuente: La Jornada 

 

también te puede interesar