El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Trabajadores "mal comidos" bajan productividad

Por: Arturo Rivero

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte que la mala alimentación causa mermas de hasta 20% en la productividad de las empresas, entre otras circunstancias porque los trabajadores pierden, por ejemplo, la capacidad de concentración.

Pero, además, porque tener una mala alimentación deriva en problemas como el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, que representan ya una pandemia y que se asocian con otros padecimientos, como hipertensión arterial y algunos tipos de cáncer.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo más reciente, hay un total de cuatro millones 996 mil oficinistas, funcionarios y directivos en el país que trabajan en promedio ocho horas.

El Instituto Mexicano de la Competitividad calcula que a diario en México se pierde prácticamente un millón 95 mil horas laborales por ausentismo relacionado con la diabetes tipo 2.

Esto equivale a 400 millones de horas de trabajo que se traducen en 185 mil empleos de tiempo completo y un costo de 85 mil millones de pesos.

Cabe recordar que la Ley de Ayuda Alimentaria para los trabajadores establece medidas que las empresas deben adoptar para mejor la salud de su personal. 

Los gastos derivados de esta ayuda son deducibles de impuestos. 

Al mismo tiempo, el objetivo es el incremento de la productividad, la motivación y la satisfacción de los trabajadores.

El beneficio para el trabajador es la disminución en el gasto de alimentación, mejoría en la salud y prevención de enfermedades.

De acuerdo con la responsable del programa de Acción Alimentación y Actividad Física de la Secretaría de Salud, Zaira Valderrama Álvarez, tomar medidas como generar campañas de concientización, mejora de hábitos alimenticios y promoción de activación física podrían coadyuvar a contrarrestar este déficit.

Explicó que de llevarse a cabo se verán reflejadas en términos de productividad, toda vez que “una alimentación incorrecta repercute en los hábitos alimentarios y estilos de vida de una persona”.

En este contexto, la especialista recomendó no omitir las comidas y contar con horarios establecidos, pues relegar el horario de comida afecta la calidad de alimentos que se ingieren, debido a que al sentir hambre intensa se opta por comida que produzca una rápida sensación de saciedad, como es el caso de las grasas y los carbohidratos.

De igual forma, Zaira Valderrama menciona que es posible conseguir cambios para un estilo de vida saludable con acciones como desayunar diariamente previo a iniciar su jornada laboral, e incluir suficientes verduras y frutas a su dieta, aumentar el consumo de agua diariamente, realizar actividad física, así como acercarse a servicios de salud para asesorarse sobre su alimentación.

 

 

 

 

también te puede interesar