El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

¿Cómo saber si te tocan utilidades?

Por: Redacción/El Pulso Laboral

El reparto de utilidades es el derecho que tienen los trabajadores a recibir una parte de las ganancias obtenidas por su patrón en el año anterior, por la actividad productiva o los servicios que ofrece en el mercado, entre los meses de abril y junio.

El reparto de utilidades se da cuando el patrón tuvo un ingreso anual declarado al Impuesto Sobre la Renta mayor a 300 mil pesos en el ejercicio fiscal anterior, en este caso el de 2016, de acuerdo con información de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet).

Los trabajadores deben tener en cuenta que del 1 de abril al 30 de mayo se pagan utilidades tratándose de empresas, y del 1 de mayo al 29 de junio si se trata de personas físicas.

Pero, ¿quién tiene derecho al reparto de utilidades?

Todos los trabajadores que laboran al servicio de un patrón tienen derecho al reparto de utilidades. Según la legislación laboral, el esquema no aplica para trabajadores domésticos, directores, administradores y gerentes generales; profesionistas, artesanos, técnicos y otros que, mediante el pago de honorarios, presten sus servicios sin que exista una relación de trabajo subordinada con un patrón.

En estos cinco casos no tienes derecho a esta prestación:

-Los trabajadores eventuales que hayan laborado menos de 70 días durante el ejercicio fiscal correspondiente.
-Los directores, administradores y gerentes generales de las empresas.
-Trabajadores domésticos.
-Socios o accionistas de la empresa.
-Prestadores de servicios por honorarios.

Y, ¿cómo se calcula el reparto de utilidades?

Los trabajadores participarán en las utilidades del patrón de conformidad con el porcentaje que determine la Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas, el cual a la fecha asciende al diez por ciento de las utilidades netas.

La utilidad repartible se dividirá en dos partes iguales: la primera parte se repartirá por igual entre todos los trabajadores, tomando en consideración el número de días trabajados por cada uno en el año, independientemente del monto de los salarios. La segunda se repartirá en proporción al monto de los salarios devengados por el trabajo prestado durante el año.

Es importante que el trabajador sepa que se considera como salario la cantidad que perciba el trabajador en efectivo por cuota diaria. Cuando la retribución sea variable, se tomará como salario el promedio de las percepciones obtenidas en el año.

Los trabajadores de confianza que no sean directores, administradores y gerentes generales, participarán en las utilidades de las empresas, pero si su salario es superior al del trabajador sindicalizado de más alto salario, se considerará este salario aumentado en un 20 por ciento, como salario máximo. /Zenyazen Flores/El Financiero 

también te puede interesar