El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mercado Laboral

Mueren 4 mil trabajadores por accidentes de trabajo al año

Por: Adriana Rodríguez

De 1990 a 2012, cada año se registraron alrededor de 4 mil muertes por accidentes de trabajo, siendo 1997 fue el año con más muertes con 4 mil 818 y 2010 el que menos decesos registró con 3 mil 331, detalló María Guadalupe Amaro Maqueo, investigadora independiente de la UNAM.

“Las defunciones en la población que pertenece al empleo informal (sin seguridad social) es muy similar a las que presenta aquélla con empleo formal (con seguridad social), y que las defunciones en las que se desconoce esta información también es más o menos constante en la serie de tiempo estudiada y, aunque no supera 10 por ciento del total de las defunciones registradas en el periodo, a partir de 2006 se incrementa su contribución”, explicó.

Subrayó además que al no tener elementos regulatorios, no hay límites en términos de la edad y del riesgo que se corre en el tipo de trabajo.

“Llama la atención que en los niños menores de 15 años, el riesgo de morir por un accidente de trabajo para los que tienen un empleo informal es seis veces más alto”, alertó.

Además, las personas que se dedican a las actividades agrícolas presentan un riesgo cinco veces mayor de morir si pertenecen a la economía informal. Esto reviste especial importancia, pues a pesar de que la seguridad social registra ciertas actividades relacionadas con el trabajo.

La población económica informal ha tenido un acelerado crecimiento a partir de los años noventa en todo el mundo.

En nuestro país representa en la actualidad 60 por ciento de la población ocupada; para 2013, el total de trabajadores en esta condición se reportó en cerca de 30 millones (INEGI, 2013).

“La gran mayoría de los espacios laborales del empleo informal presenta condiciones de trabajo precarias y no sigue normas referentes a la seguridad y prevención. Presenta mayor riesgo para la incidencia de trabajo más severas, con periodos de discapacidad más largos y, en muchas ocasiones, las lesiones tienen mayor letalidad”, alertó.

Al no contar con seguridad social estos trabajadores sufren pérdida de ingresos, hacen gastos para resolver sus problemas de salud y requieren enfrentar las consecuencias del posible desempleo posterior al accidente de trabajo con afectación de todo el núcleo familiar.

La información que proporcionó el INEGI sobre la población ocupada total en México para el tercer trimestre de año 2012 fue de 48 732 252 millones de trabajadores. De éstos, 60 por ciento correspondió a la población ocupada informal y 40 por ciento a la ocupada formal.

La población trabajadora informal ocupada en nuestro país no cuenta con los beneficios que rigen la seguridad social. La pérdida de los beneficios sobre el soporte y apoyo en los momentos de sufrir accidentes de trabajo y otros daños a su salud hacen que pierda el derecho a enfermarse y ausentarse del trabajo para poder ser atendido.

también te puede interesar