El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

Hábitos saludables si eres freelance

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Trabajar desde el hogar puede ser un desafío mayor que hacerlo desde la oficina. La ausencia de un espacio predeterminado y el trabajo "a la vista" todo el tiempo predisponen al tan temido "burnout" laboral. Este tipo de trabajo exige cierta disciplina y horarios en los cuales descansar y alimentarse convenientemente para reponer energías y desconectarse.

El portal de empleo independiente Freelancer.com elaboró una serie de tips y recomendaciones para cuidar la salud de estos trabajadores.

Pausa activa

Los freelancers, usualmente asediados por los tiempos de entrega de sus trabajos, pueden olvidarse de tomar "pausas activas" para elongar sus músculos o, simplemente tener "mini-recreos" en los cuales alimentar la creatividad.

En principio, se recomienda disminuir el tiempo que se permanece sentado y pararse luego de una hora de trabajo para elongar los músculos. Si es necesario, poner una alarma en el teléfono para no olvidarse de estos mini-recreos con una hora de intervalo (hacer llamadas, elongar,, comer algún snack saludable).

Regla del 20-20-20

Para evitar el cansancio visual, la regla a recordar es la de 20-20-20: después de 20 minutos de mirar la pantalla, dirigir la vista hacia un objeto alejado 20 metros de la computadora, por 20 segundos.

Correcto descanso

Un correcto descanso a la noche es clave para el buen rendimiento laboral. Se recomienda no llevar el celular o la tablet a la cama -está demostrado que esto demora la producción de melatonina que induce el sueño- y de ninguna manera sucumbir a la tentación del "snooze": los especialistas advierten que este tiempo "extra" de sueño es de mala calidad y que le da señales contradictorias a nuestro organismo, preparándolo para un nuevo ciclo de sueño cuando en minutos se debe levantar.

Establecer límites

El freelancer tiene otro desafío: el de delimitar su espacio físico de trabajo y sus horas de trabajo. Es conveniente comenzar la mañana progresivamente, con un buen desayuno, vestirse como si se fuera a salir del hogar, y no trabajar desde la cama o en pijama. Establecer rutinas y pausas de trabajo ayuda a estructurar las tareas, y no importa lo que pase, la idea del multi-tasking termina estresando las neuronas más de lo que parece: asegurarse de comenzar con un ítem y de terminarlo es clave.

Muebles ergonómicos

En cuanto al espacio, lo ideal es contar con sillas ergonómicas. Si se puede, conseguir pelotas grandes inflables de yoga o pilates que asegurarán una postura correcta sin esfuerzo. Si se quiere ir un paso más allá, probar los standing-desk: se trata de trabajar parado, en un escritorio elevado a la altura adecuada y regulable.

Los beneficios de esta modalidad son notorios: permite mover y flexionar fácilmente los músculos del cuerpo; mantiene la sangre circulando, lo que permite tener a nuestra mente y sentidos más alertas, creativos, y resolutivos. //AmericaEconomia 

también te puede interesar