El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

Una nueva tendencia: videocurrículum

Por: Adriana Rodríguez

El video ahora también es una nueva forma de presentarte ante un trabajo.

En otros países, el currículum no sólo se presenta en el formato tradicional (papel), ahora también puedes conseguir una entrevista mediante un dinámico video que demuestre tus principales competencias y estudios.

El Blog Socialancer da varias recomendaciones para realizarlo, la principal es que este video debe reflejar tu personalidad.

Un vídeo refleja mejor que un papel cómo eres y, sobre todo, rompe una barrera que de otra manera permanece en incógnito hasta la primera reunión con el cliente: cómo te desenvuelves.

Lo mejor del soporte audiovisual es la libertad que ofrece para expresar lo que quieras como quieras. Puedes contar una historia, enseñar tu oficio, mostrar tu experiencia… y ante tantas posibilidades, seguramente te preguntarás por dónde empezar.

Definir quién y cómo será el destinatario de tu presentación te dará pistas sobre qué podrías incluir y sobre todo cómo expresar esa información. Por ejemplo, ¿es relevante que lo que explicas sea comprendido por un niño de 5 años? ¿O solamente por especialistas de tu campo?

Enfocar tu mensaje a un grupo concreto puede facilitar que sea mejor comprendido por aquellos que formen parte de tu objetivo. Sin embargo, ten en cuenta que un mensaje más simple llegará a un público más amplio, pero este público se irá reduciendo a medida que lo que transmitas resulte más específico. Dependiendo de tu caso, ¿qué te puede resultar más beneficioso?

Si sabes a quién te diriges, podrás intuir el nivel de detalle y los datos que incorporarás a tu vídeo de presentación. Ten en cuenta que no se trata de volcar la información de tu currículum vitae o enumerar tus trabajos anteriores: el medio da para mucho más. Además, siempre podrás facilitar el acceso a información más detallada mediante, por ejemplo, un enlace a tu página web donde sea posible seguir descubriendo más sobre ti.

Recuerda las tres preguntas básicas del primer párrafo: Quién eres, Qué haces y Cómo trabajas?

¿Qué es lo esencial? Ve al grano. Reduce la información a lo más importante, a las 3 o 4 ideas destacadas que quieres que perduren después del visionado.

Una vez tengas preparado el contenido de tu presentación, llega la parte más interesante: cómo lo expresarás. Piensa que aparecer en pantalla en tu vídeo de presentación es importante porque rompes la barrera del impersonal texto escrito de un currículum vitae y lo conviertes en una persona real, con cara y con ojos. Pero no es suficiente con mostrarse en vídeo.

El vídeo online está influido por dos aspectos clave: atención y originalidad. Por ejemplo, las anotaciones de YouTube te permiten jugar enlazando directamente en el vídeo a otros vídeos: ¿te imaginas hacer un vídeo de introducción que enlaza al final con otros cuatro vídeos que exponen las cuatro líneas de servicios que ofreces? La imaginación es el único límite.

también te puede interesar